Elegir entre comer o pasar frío

E.Carretero
-

Un estudio de Cruz Roja revela que más de la mitad de sus usuarios han de elegir entre una alimentación adecuada o calentar su hogar y que uno de cada tres pasa frío en invierno. En 2018 la entidad entregó en Ávila 70 kits de eficiencia energética

Más de la mitad de las personas atendidas por Cruz Roja tiene que elegir entre comer adecuadamente o calentar su hogar. Esa es una de las preocupantes conclusiones del boletín 'La Vulnerabilidad asociada al ámbito de la vivienda y pobreza energética en la población atendida por Cruz Roja', investigación financiada a través del IRPF que gestiona el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.
El estudio también revela que el 56 por ciento de los usuarios de Cruz Roja afirma que los problemas de vivienda y la pobreza energética «tienen consecuencias en su salud, como enfermedades respiratorias, reumatismo o artrosis».
En Ávila, en 2017 Cruz Roja Española trabajó con 716 personas en situación de extrema vulnerabilidad y en 2018 puso en marcha el reparto de kits de eficiencia energética, cada uno de ellos compuesto de bombillas led, regletas, burletes de caucho y burletes para colocar bajo las puertas, paneles de radiador reflectantes, y perlizadores de grifo, que llegaron a 70 familias.
El informe analiza la situación de las personas atendidas por Cruz Roja, revelando que el 83,3 por ciento está en riesgo de pobreza y exclusión social, más del 65 por ciento son mujeres y que en cerca de la mitad de los hogares viven niños y niñas y hay una importante presencia de familias mono-marentales y/o numerosas, personas mayores y/o con discapacidad.
En las conclusiones del boletín se identifican las principales consecuencias que la pobreza energética tiene en los hogares más vulnerables. Así, el 77 por ciento de los encuestados reconocen dificultades para llegar a fin de mes, mientras que para el 65 por ciento los gastos de la vivienda suponen 'una carga pesada' y el 37 por ciento afirma que 'pasa frío en su hogar' durante el invierno.
Además, el 35 por ciento no invita a nadie a su casa por este motivo y para más del 28 por ciento la situación de pobreza energética afecta al rendimiento escolar y la asistencia al colegio de sus hijos e hijas.
Con el objetivo de dar respuesta a los problemas de vivienda y la pobreza energética de colectivos vulnerables Cruz Roja Española atendió en 2017 a más de 10 millones de personas a nivel nacional e internacional, cerca de 6 millones en España. De ellas, más de 1.700.000 personas fueron atendidas desde los proyectos de intervención social. Más de 470.000 se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad. En Ávila y provincia, a través de las asambleas comarcales de Arévalo, Madrigal de las Altas Torres, El Barraco, Arenas de San Pedro, Candeleda, Sotillo de la Adrada, Cebreros, Piedrahita y Las Navas del Marqués, en 2017 se atendió a 716 personas en situación de extrema vulnerabilidad.
De forma paralela a estas actuaciones, Cruz Roja Española desarrolla diferentes respuestas para atender las necesidades más urgentes de las personas afectadas por problemas de vivienda y la pobreza energética. En primer lugar, desde el proyecto de Atención integral a personas sin hogar, que permitió atender en 2017 a más de 26.000 personas sin hogar a través de diferentes dispositivos y recursos asistenciales en todo el territorio. Dentro del mismo, en Ávila en 2018 se puso en marcha un proyecto, con la colaboración de la Fundación Ávila y Bankia, gracias al cual la Institución formó, informó y orientó a 100 personas en situación de vulnerabilidad, de las cuales 70 recibieron kits de eficiencia energética.