Ávila, hacia la fase 1 pero con vigilancia

B.M
-

La consejera de Sanidad confirmó la propuesta para pasar a fase 1, siempre pendiente de la evolución estos días. Sigue bajando el ritmo de nuevos casos y no aumentan los ingresos

Ávila, hacia la fase 1 pero con vigilancia - Foto: David Castro

El presidente de la Junta de Castilla y León ya anunció el domingo que se propone que toda la región pase a fase 1 el próximo lunes. La consejera de Sanidad, Verónica Casado, confirmó esta información que, dijo, está avalada por unos datos que invitan a un «optimismo muy prudente», pero también quiso dejar claro que se seguirán esos datos en cada una de las zonas de salud, como se hacía hasta ahora, y si es necesario que alguna no pase o lo haga con limitaciones, así se hará.
Por el momento se pide, por tanto, el paso de toda la región y el jueves habrá que ver la confirmación de esos datos. Y en el caso concreto de la capital abulense, confirmó que se va a proponer pero también insistió en que «vamos a vigilar claramente qué es lo que pasa en Ávila», porque es cierto que «ha habido una buena mejoría en los núcleos urbanos también» y, por tanto, es algo que se pueden plantear aunque «con un seguimiento estricto durante estos días».
Con ello quiere dejar claro que no considera que la decisión que tomaron de desescalar por zonas de salud no fuera la forma en la que se tenía que actuar y ahí es donde se utilizaban como principales criterios que en cada una de estas zonas no hubiera más de 1 PCR (prueba de detección molecular) positiva en 7 días o 3 en 14. En este sentido, en las zonas de salud de Ávila se han visto avances en las últimas jornadas, con más zonas que irían cumpliendo los criterios. Y con ellos, a día de hoy, podría pasar de fase (más allá de que finalmente se haga una propuesta común) buena parte de la provincia, con excepción de cinco zonas básicas de salud que aún tendrían que ver los datos de los próximos días.
En el caso de la capital se hace una valoración global porque no se puede limitar la movilidad entre unas zonas básicas y otras. Pero en conjunto, según datos que incorporó ayer mismo la Junta de Castilla y León, la situación ha tenido una notable mejoría. Muy lejos queda la jornada más negra que se vivió en cuanto a PCR positivas, con las 75 que se llegaron a registrar el 31 de marzo. Ahora los números son mucho más bajos y desde los 10 positivos del 2 de mayo, los positivos no han pasado en ninguna jornada de tres y, lo que es más, en los últimos 9 días hay cinco PCR positivas, ninguna ayer.
Esta evolución en descenso que de forma general se vive en toda la provincia se ha ido percibiendo en las últimas jornadas en diferentes indicadores como los casos declarados, los confirmados y la situación en cuanto a hospitalización y fallecimientos.
Y es algo que no cambia con los datos del lunes en la mesa, que incluso vienen a incidir más en esta tendencia. Uno de los puntos donde se ve más claramente es en el registro de Atención Primaria donde es cierto que los casos, en este caso confirmados y sospechosos, siguen aumentando cada día pero cada vez lo hacen en un menor porcentaje. Los de este lunes indicaban una subida de un 0,12 por ciento, lo que en números absolutos supone cinco casos más hasta llegar a los 5.037.
Muy significativo es también que se siguen reduciendo los casos activos de coronavirus, es decir, los que se podría considerar que aún están enfermos porque tienen síntomas en este momento. Es la llamada prevalencia de la enfermedad que también va en caída prácticamente desde principios de mayo y ahora está con 2.542 personas que todavía presentan sintomatología de esta enfermedad.
Por lo demás, los casos que se han confirmado de coronavirus (eliminando los sospechosos o los que no tienen prueba realizada) son ahora mismo 1.945, tras sumar diez más, todos ellos con la correspondiente PCR. En cuanto a la hospitalización, no se comunica ningún cambio en la última jornada por lo que siguen siendo 20 las personas ingresadas, 15 en planta y cinco en la UCI. Se mantienen también las altas, con 623, y el número de fallecidos, 133 en hospital, con tres días sin que se hayan sumado nuevos decesos.
en residencias. Lamentablemente la situación no es la misma en los centros residenciales, donde la última comunicación indicó un fallecido más con covid confirmado (117) y otro que se suma a los casos con sospecha, por lo que ya son 85.
Por lo demás, los casos confirmados en residencias, ya sean de personas mayores o con discapacidad, son 521, pero con 272 residentes que han superado la infección. El aislamiento afecta a 366 personas.
Son datos que se conocen en una jornada en la que además de la consejera de Sanidad, compareció también la de Familia, Isabel Blanco, que explicó que se está remitiendo a estos centros un protocolo para ver cómo afrontar la desescalada.
Un proceso en el que se plantearán una desescalada interna de los centros en la que flexibilizar las condiciones de vida de las residencias, que permitirá que este tipo de centros sin casos de Covid-19 puedan abrir ya en la fase 0 sus patios y jardines para que los residentes puedan dar paseos al aire libre y las zonas comunes como los comedores y las salas de televisión, siempre y cuando se pueda garantizar la distancia social mínima de dos metros. Además, una vez hayan pasado siete días, podrán entrar en la segunda etapa para reanudar progresivamente las actividades como peluquería, podología y estimulación física y cognitiva, recoge la agencia Ical.