El Real Ávila respira aliviado

A.S.G.
-

2
Real Ávila
0
Sporting Uxama
Finalizado
Los encarnados recuperan la senda del triunfo ante el Uxama en un partido que caminó sobre el alambre. Demasiadas ocasiones y poco premio para los de Jonathan Prado, que mataron el partido en el 90'

El Real Ávila recuperó la senda del triunfo, volvió a dejar su portería a cero pero nuevamente sufrió su falta de contundencia ante un Sporting Uxama que bien pudo salir goleado del Adolfo Suárez pero que acarició el empate en el 89’. Esta vez el disparo de Adri se marcho lamiendo el larguero. Respiró aliviado el Real Ávila en una jornada en la que volvió a acumular ocasiones, oportunidades y disparos. Sin embargo el equipo no tiene gol. Al menos ante un Uxama que se agarró a los errores de los encarnados, a los guantes de Chema y el oficio de Guille para mantener el partido en vilo hasta el 90’, cuando Sergio Ramos cerró el duelo y dejó los tres puntos en casa.  
Saltó enchufado el Real Ávila al césped.Le invitó el Uxama, que se cerró descaradamente en su campo. Yno rehusó la invitación el equipo de Jonathan Prado, que cogió el balón y la iniciativa. A los cinco minutos ya se pudo abrir el marcador, pero el disparo de Ortiz, que se había revuelto bien en el área, se estrellaba en el palo. Un minuto después era Mayorga el que veía cómo el larguero repelía un duro disparo. Dicen que no hay dos sin tres, pero a la tercera fue la vencida. Rompió la línea Peli. Gran movimiento del pelirrojo, que pisó la línea de fondo para ponerla perfecta al área, donde Vila le ganaba la partida a Guille en el segundo palo para ponerla de cabeza al fondo de la red e inaugurar el marcador (1-0)en el minuto 7.
El gol hizo cambiar a los de Fran Valero, que se estiraron. Presión alta, cambio de sistema y mucha más ambición en un Adolfo Suárez que, vistos los primeros minutos, ya se imaginaba una goleada reponedora. Mejoró el Uxama. No era complicado viendo sus primeros minutos. Perdió contundencia el equipo encarnado, habituado a bajar el pistón cuando se pone por delante en el marcador. Le pasó ante La Bañeza y le ocurrió ante la Cebrereña. Pese a ello las ocasiones seguían cayendo del lado encarnado. Probó Ortiz desde fuera y lo intentó Sergio Ramos colocado. Se manejó bien Chema bajo palos, mucho más tranquilo.El partido había bajado las revoluciones pese a los acelerones de RubénRamiro, demasido solo en el empeño. La banda izquierda del Uxama era un cheque en blanco en manos del encarnado, el mejor con diferencia del partido.  
Jugaba en el alambre el Real Ávila, que se puso en las manos de Johan.El dominicano voló ante un buen disparo de Dueña. La parada fue tan efectiva como fotogénica. Lo importante era lo primero, porque un gol de los sorianos hubiera sido un mazazo, como lo fue el error en el posible 2-0. Gran jugada de Ortiz, que alcanzó la línea de fondo para poner un gran balón atrás donde Mayorga veía como su disparo era de gol, pero se encontraba con Vila, que no pudo apartarse de la trayectoria. Pasaba la media hora de juego y no había nada claro. Vistas las oportunidades de los encarnados, el partido debería estar ya resuelto.Sumó una más Garretas, que se entiende  la perfección con Llorián. De central a central. El asturiano la puso para que el zamorano le elevara en el segundo palo. La cazó, pero no pudo dirigirla a puerta.
Llegaba el descanso en el Adolfo Suárez y lo hacía con el partido demasiado abierto y un Real Ávila que volvía a caer en errores pasados. Demasiadas ocasiones para los encarnados para tan poco premio.
Saltó con otro ánimo el Uxama. Ander se lamentó cuando enganchaba un duro disparo y Johan blocaba. ElReal Ávila quiso el segundo, pero veía como el asistente anulaba el 2-0 de Vila cuando el vasco remataba en claro fuera de juego a puerta vacía el regalo de Ortiz, que había recogido en el centro del área un pase maravilloso de Llorián picado sobre los centrales.
No se sentaba Jonathan Prado. Lógico cuando el partido caminaba sobre un escueto 1-0.Ni el regalo de Guille –minuto 56– permitía aumentar las distancias cuando RubénRamiro se la robaba al central y su disparo no conseguía superar a Chema. Una nueva recuperación del Ávila la cerraba Ortiz con un disparo por encima del larguero. Sumaba ocasiones el equipo encarnado. La sombra de tropiezos anteriores sobrevolaba el Adolfo  Suárez.
Buscó más energía Valero en la zona de ataque. Cromo por cromo y Adri y David Dueña al césped. Le siguió Prado. Juli por Vila y Edu por Mayorga. Era el momento de agitar el avispero. Apenas quedaba media hora de juego y el marcador permanecía inamovible. Buscó sorprender desde lejos Obispo, que con un disparo lejano –minuto 76– obligaba a Chema a estirarse.El cuero se marchaba cerca del palo.
 El balón era del Ávila, como las ocasiones, pero la sentencia no terminaba de llegar. Se agarraba al marcador el Uxama, demasiado lejos de los dominios de Johan, que tras el intento de Ander en los primeros minutos vivía plácidamente. No así Chema. Se sumó Khamil al listado de posibles.El canterano, relevo de Ortiz, no encontró portería. Rubén Ramiro encontró a Chema –minuto 85– encontró los guantes del portero en una nueva recuperación y arrancada que finalizaban en un disparo demasiado centrado.El enfado de Jonathan Prado era evidente. Ni Juli, a puerta vacía, era incapaz de encontrar la red cuando RubénRamiro le ponía un balón paralelo a la línea de gol.
Y tuvo el Uxama la suya.Cuando el crono marcaba el 89’ Adri se marchó de todos, se la acomodó a la diestra y su zapatazo se marchó lamiendo el larguero. Esta vez no entró, pero un frío escalofrío recorrió el Adolfo Suárez, que aplaudió con ganas el 2-0 en el 90’ cuando Edu, tras jugada por la derecha, le regalaba el balón a SergioRamos, que firmaba la sentencia con un duro disparo cruzado.