La reina Ledecky y un trono sin rey

Francisco Ávila (EFE)
-

Los estadounidenses, gracias a la nadadora de Washington, vuelven a ser los favoritos en las quinielas de casi todas las pruebas. Sin Phelps, la potencia americana confía en Dressel para recuperar el prestigio mundial en el plano masculino

La reina Ledecky y un trono sin rey - Foto: Michael Dalder

Catorce oros y una plata desde 2003. Parece que Katie Ledecky (Washington, 1997) sea una veterana por su gran historial, pero acaba de cumplir 22 años y a partir de este domingo en Gwangju (Corea del Sur) tiene la posibilidad de agrandar su leyenda, ya que participará por tercer mundial consecutivo en cuatro pruebas (200, 400, 800 y 1500 libre), además de alguna de relevos.
Pondrá a prueba su versatilidad, pero también su capacidad de recuperación, sobre todo a la hora de afrontar la prueba de máximo fondo con el pseudoesprint de los 200, prueba en la que fue derrotada en el pasado Mundial por la italiana Federica Pellegrini.
En el plano masculino, el estadounidense Caeleb Dressel puede confirmar el dominio iniciado hace dos años en Budapest. A diferencia del último Mundial, el presente será un campeonato que se disputará en un año preolímpico que servirá para calibrar la evolución de algunos nadadores y la aparición de nuevos valores.
Serán unos Mundiales con un protagonista antes de que se inicie: el controvertido chino Sun Yang, sancionado por dopaje en 2014. El primer campeón olímpico chino se negó a pasar un control en septiembre del año pasado y destruyó una muestra de sangre, pese a ello, la FINA tratará su caso después del Mundial, y el chino competirá en los 200, 400 y 800 libre, pruebas en la que es favorito al podio.

 

Ledecky, Peaty, Sjöstrom...

En el primer día de finales de competición se vivirán las de 400 libre (hombres y mujeres) y el relevo 4x100 en ambas categorías. Sun Yang es el máximo favorito como Ledecky, en una prueba con el esperado duelo ante la joven australiana Ariarne Tytmus (18 años), las únicas en bajar este año de los cuatro minutos.
La húngara Katinka Hosszu (200 estilos), la sueca Sarah Sjöstrom (100 mariposa) y el británico Adam Peaty (100 braza) tendrían que empezar a sumar títulos a partir del lunes. La final más competida será la de los 50 mariposa, con cuatro hombres (Santos, Kostin, Govorov y Szabo) por debajo de 23 segundos.
Otro chino, el espaldista Xu Jiayu es el favorito en los 100 espalda, con permiso de Larkin, Rylov y Murphy. Sun Yang defenderá su título de los 200 libre.
También promete mucha lucha los 100 espalda mujeres, con dos canadienses (Masse y Ruck), la estadounidense Smoliga y la italiana Panziera en el 'top 4' mundial. Las otras dos finales del martes tienen un pronóstico más claro. Ledecky es clara favorita en el 1.500 y Lilly King en los 100 braza
El italiano Gabriele Detti aspira a conseguir el miércoles el oro en los 800 libre, con permiso del ucraniano Romanchuk y del alemán Wellbrock; y Adam Peaty es el candidato a ganar los 50 braza, aunque dos brasileños (Felipe Lima y Joao Gomes) hayan nadado más rápido este año. En los 200 mariposa, el húngaro Kristof Milak tiene muchas opciones. El 200 libre femenino promete emociones, con Tytmus como figura emergente, Federica Pellegrini como defensora del título y Ledecky con las ganas de reivindicarse junto con la australiana Emma McKeon y la sueca Sarah Sjöstrom.

 

Pocas finales abiertas

El jueves es el día que Mireia Belmonte, la campeona olímpica y mundial de 200 mariposa, tendría que defender su título, aunque no está en ninguna de las quinielas, en un año de transición y con la mirada puesta en Tokio 2020.
En el ranking mundial, dos estadounidenses: Hali Flickinger y Katie Drabot encabezan esta prueba. La sesión se completará con los 50 espalda con la brasileña Etiene Medeiros defendiendo el título.
Ese día, en hombres, Dressel está entre los aspirantes en el hectómetro junto con el australiano Chalmers y el ruso Grinev; y en los 200 estilos, Chase Kalisz tendrá que mejorar frente al australiano Mitch Larkin, el único que este año ha bajado del 1,56.
Sjöstrom tendrá dura competencia el viernes en la final de los 100 libre, sobre todo con las australianas Campbell y McKeon; y Jessica Vall y Marina García no tendrán muchas opciones en los 200 braza, en una prueba en la que Lilly King y la rusa Yuliya Efimova son absolutas favoritas.
Rylov, campeón en los 2017 en los 200 espalda, también lidera la clasificación del año, como su compatriota, Anton Chupkov, llamado a ganar los 200 braza.
El penúltimo día de finales, Sjöstrom tendría que colgarse un nuevo oro (50 mariposa) y se podría alumbrar una nueva estrella, la estadounidense Regan Smith (17 años) en los 200 espalda, en una carrera en la que la italiana Panziera y la canadiense Masse encabezan la clasificación mundial y siempre hay que contar con Hosszu.
En los 800, la única duda estriba en quien se llevará la plata y el bronce porque Ledecky es absoluta favorita. La jornada se completará con la carrera más rápida del certamen, los 50 libres hombres, que siempre es una ruleta rusa.
Los nombres del último día tendrían que ser Gregorio Paltrinieri (1500), Lilly King (50 braza), Sjöstrom (50 libre), Hosszú y Kalisz (400 estilos). La final más abierta será la de 50 espalda hombres.