Desde febrero sin cobrar

A.S.G.
-

Lograda la clasificación matemática para los playoffs los jugadores encarnados entienden que ha llegado el momento de denunciar su situación económica y los impagos del club

Los jugadores del Real Ávila no están dispuestos a esperar más. La consecución matemática de los playoffs, el pasado domingo, ha sido el momento que el vestuario encarnado se había marcado para levantar la voz. Con el ascenso de la mano la plantilla del Real Ávila tiene claro que ha llegado el momento de denunciar públicamente una situación económica que les tiene sin cobrar desde el mes de febrero, una última nómina incompleta que para muchos ha convertido incluso el poder ir a entrenar «en un problema» por la falta de recursos económicos.
Y es que los festejos propios de la consecución del playoff dieron paso en los vestuarios encarnados a una reunión ‘de urgencia’ en la que la plantilla tomó la decisión - según comunicaron los propios jugadores esa misma tarde - de salir a la prensa mañana miércoles, previsiblemente. Una decisión que confirmaban ayer desde la plantilla. Será una comparecencia en la que la plantilla - se espera que al completo - leerá un manifiesto en el que pedirán al club que, cumplido el objetivo deportivo, cumplan con su parte, la económica.
Sin ingresos desde febrero, la plantilla optó por mantener su compromiso deportivo. Las eliminatorias por el ascenso estaban demasiado cerca como para ‘dinamitarlas’ con este tipo de denuncias, pero el plazo ha terminado. No quisieron denunciarlo antes «porque si hubiésemos perdido nos hubieran llamado peseteros». Han cumplido con su parte pero muchos de ellos «ya no podemos más. Para muchos desplazarse a entrenar es ya un problema» señalaban en una tarde de domingo en la que algunos fueron partidarios de lanzar ya la denuncia pero optaron por esperar.
Queda ver la respuesta del club, que recibirá en breve la segunda parte de la subvención municipal 2012 y deberá recolectar los ingresos del concurso ‘La caca de la vaca’, del que ya se ha empleado una parte para pagar a los jugadores que peor lo estaban pasando.