Sánchez Cabrera anuncia una nueva manera de hacer política

E.Carretero
-
Sánchez Cabrera anuncia una nueva manera de hacer política - Foto: Belén González

El nuevo alcalde aseguró en su discurso de toma de posesión que trabajará «lealmente» con el resto de administraciones pero también de forma «reivindicativa» para revertir «la deuda histórica» de esta ciudad

Las primeras palabras como alcalde de Ávila de Jesús Manuel Sánchez Cabrera fueron de «agradecimiento» para los abulenses por la confianza depositada en la nueva Corporación municipal para acto seguido asegurar que «es un honor asumir la responsabilidad de trabajar por el interés de todos los abulenses».

Aseguró así mismo Sánchez Cabrera que el reto para esta legislatura es «hacer de Ávila una ciudad más habitable y con más oportunidades» a la vez que mostró también su deseo el nuevo alcalde por que ésta sea una legislatura de «consenso, encuentro y diálogo» que permita tener «la altura de miras que piden los abulenses». Por eso, pidió al conjunto de concejales trabajar «en la misma dirección, anteponiendo el interés general al interés particular y de los partidos políticos».

Abogó igualmente el nuevo alcalde por un  gobierno «abierto y participativo en el que tengan encaje todos y cada uno de los concejales que forman la Corporación municipal» y por «una nueva manera de hacer política» que incentive la participación ciudadana. 

También se acordó Sánchez Cabrera en su discurso de toma de posesión de la plantilla municipal, a quien agradeció su trabajo y lanzó «un mensaje de tranquilidad» asegurado que la nueva Corporación «trabajará retomando ese proyecto que ha ido elaborando la anterior Corporación para conseguir que el Ayuntamiento sea una administración eficaz y eficiente».

Se refirió asimismo el regidor abulense al plan de reconversión de la factoría Nissan y al proyecto de captación de agua desde Las Cogotas como dos de los principales «retos» de la nueva Corporación municipal, asegurando que para avanzar en estos y otros proyectos se trabajará «lealmente con todas las administraciones» pero  también de forma «reivindicativa» con el objetivo de revertir «la deuda histórica» que sufre esta ciudad. «No va a ser tarea fácil», reconoció el nuevo alcalde antes de asegurar que se «dejará la piel en ello».  

También agradeció el trabajo realizado hasta ahora por «el gran equipo de Por Ávila para que esta ciudad cambie su rumbo y los hijos y nietos de todos los abulenses tengan futuro en su tierra».