Ángel Andrino debuta en el CERA con buen sabor

A.S.G.
-

El abulense, a los mandos de un Suzuki Swift, disputa su primera prueba del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, el XXV Rallye de La Nucía

Ángel Andrino debuta en el CERA con buen sabor

Un pinchazo marcó su competición. Y pese a ello, buen sabor de boca en el que era el debut del piloto cebrereño Ángel Andrino en una de las pruebas del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, el XXVRallye de la Nucía - Costablanca, al que llegaba tras conseguir el segundo puesto en la Copa Kobe de Madrid y a los mandos de un Suzuki Swift con el que ponerse a prueba en una carrera que abría precisamente otro abulense, Alberto San Segundo, a los mandos del coche ‘cero’
Por delante 115 kilómetros y un total de 7 tramos –se incorporaban a partir del TC5– para pelear por el Grupo N y la clasificación en la Clase 2. Si el rallye comenzaba para Andrino y David Lara con problemas en el interfono, lo peor llegaría con un pinchazo en el primero de los tramos (TC5 Relleu - Penaguila)  que les llevaba a perder 12 minutos. Un tiempo precioso que acabarían arrastrando durante todo el rallye. Tras el paso por el TC6 Gorga - Gorga y el TC7 El Rebolcat, el equipo cerraba el primer bucle conscientes de que podían dar más.
Lo demostraron en el siguiente. Con neumáticos nuevos, la dupla Andrino-Lara conseguía bajar sus tiempos en los TC8 Petracos - Pego y el TC9 Coll de Rates.Conseguirían mejores cronos que algunos de los pilotos con más experiencia sobre el asfalto, primera ocasión en la que lo pisaba el abulense, que firmaría 9’36’’ bajo la noche en el Coll de Rates, batiendo a los Clío Sport o los C2.
Con los deberes hechos al frente de la Clase 2 y la fina lluvia amenazando en el TC10Petracos -Pego y el TC11 Coll de Rates, piloto y copiloto decidieron apostar por una estrategia más conservadora que les llevó a subir a lo alto de la clasificación particular. «Estamos muy satisfechos» comentaba a su conclusión el piloto cebrereño. «Nos hemos encontrado muy cómodos y hemos podido demostrar lo rápidos que podemos rodar» señalaba en un rallye que, de no haber sufrido el pinchazo, hubiera finalizado en la zona media de la general.