Igea califica de razonable el plan de desescalada aprobado

SPC
-

El vicepresidente afirma que "se cumple" con los criterios propuestos por la Junta

Igea califica de razonable el plan de desescalada aprobado

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, considera razonable el plan de plan de desescalada, aprobado hoy por el Consejo de Ministros, ya que en una primera valoración ve que se cumple con los criterios propuestos por el Gobierno de la Comunidad, informa Ical.

Igea, que es uno de los dos miembros de Castilla y León en el comité estatal para la desescalada, realiza una primera valoración, a la espera de conocer los indicadores del documento, en un mensaje que acaba de difundir en su cuenta de Twiter.

Segmentación geográfica, posibilidad de marcos geográficos inferiores a la provincias, evaluación cada 15 días de cada paso que se da y no demonización de los sectores son los criterios que enumera el vicepresidente de la Junta para manifestar que este plan es razonable y que cumple con lo solicitado por la Junta.

Tanto Igea como la consejera de Sanidad, Verónica Casado, insisten en apelar a la prudencia en esta fase de desesecalada aunque consideran que se está en la fase de redacción de la vuelta a la normalidad y no de su aplicación porque un rebrote sería “fatídico” para el sistema sanitario.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este martes que la desescalada del estado de alarma será “gradual, coordinadas y asimétrica” entre territorios, de manera que “no habrá movilidad entre provincias o islas hasta alcanzar la normalidad” tras la pandemia por Covid-19.

El plan, destacó Sánchez en rueda de prensa, se realiza “todo con un único y exclusivo objetivo: recuperar la vida cotidiana y la actividad económica sin poner en riesgo la salud colectiva”.

Sánchez auguró que “a finales de junio estaríamos en la nueva normalidad si la evolución de la epidemia está controlada en todos los territorios”, aunque señaló que no hay un calendario cerrado”, sino que se irá caminando de manera “asimétrica” y “no todos a la misma velocidad, pero sí con las mismas reglas” en esa vuelta a la cotidianidad.