Los delitos en el ciberespacio alcanza los dos billones

P.R.
-

El Ministro del Interior ha clausurado hoy en la Escuela Nacional de Policía el I Congreso de Seguridad Digital y Ciberinteligencia

El Ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska ha clausurado esta mañana el I Congreso de Seguridad Digital y Ciberinteligencia, que se ha venido celebrando desde el pasado lunes en la Escuela Nacional de Policía, organizado por el Cuerpo Nacional de Policía y la Universidad Autónoma de Madrid, a través de su Instituto de Ciencias Forenses y Seguridad. Este congreso ha reunido en estos cuatro días a más de 100 ponentes que han abordado la necesidad de garantizar la seguridad en el ámbito digital. En total han sido 4.000 personas han participado en este congreso de más de 125 horas formativas distribuidas en 70 talleres técnicos, 20 conferencias, dos competiciones Capture the flag y un concurso Call for papers, que han suscitado el interès de los asistentes y participantes a los mismos. Mencionar que CiberWall ha tenido una gran repercusión y seguimiento en los en los medios de comunicación nacionales y en las redes sociales. De hecho, fue trending topinc durante la jornada del miércoles en España.

En el acto de clausura se encontraba presente el director general de la policía Francisco Pardo Piqueras, la subdelegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, el alcalde de la ciudad, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, así como la subdirectora de Recursos Humanos y Formación de CNP, Pilar Allúe.

El ministro del Interior ha indicado en la clausura que la ciberseguridad es un objetivo y un reto en la sociedad globalizada actual. Dijo que este congreso pone a prueba cómo tenemos unas concretas certezas en relación a la ciberseguridad, unos concretos desafíos y objetivos. “La certeza es que la ciberdelicuencia es una realidad”, dijo el ministro mientras afirmaba que “la realidad virtual ha generado una serie de beneficios, de provechos de todo tipo (económicos, financieros, social) para la sociedad de la globalización. Ha permitido universalizar el conocimiento. Pero también conlleva sus riesgos. Entre ellos la ciberdelincuencia, la utilización de esa realidad digital con el fin de cometer delitos”. El ministro del Interior en funciones ha dado a conocer que, en el año 2013, la ciberdelincuencia se situaba en el puesto décimo de las tipologías delictivas, mientras que en la actualidad ya mueve más dinero que el tráfico de drogas y se ha convertido en una de las actividades delictivas más lucrativas del mundo.  Hoy la comisión de delitos a través de este ciberespacio implica aproximadamente un billón doscientos mil millones, algo menos del Producto Interior Bruto español. Por ello según Grande-Marlasca “tenemos el objetivo de garantizar la seguridad en el ámbito del ciberespacio. Ante esta certeza y realidad el ministro de Interior defendió los desafíos que deben presentarse ante esa realidad. Entre estos desafíos Grande-Marlasca defendió la especialización, la coordinación, la seguridad, en el ámbito de la ciber. Una seguridad en la que tienen que participar, según dijo, “tanto las instituciones públicas, en este caso el Ministerio del Interior, Policía Nacional, pero también las instituciones privadas. Tiene que haber una coordinación, porque la seguridad es una cuestión de todos. Así el papel de las instituciones públicas es preferente necesario, pero necesitamos la coordinación y la cooperación entre todos”.

También dijo Grande-Marlasca que el desafío y la coordinación tiene que ser transnacional. No es una materia exclusivamente de los países nacionales, sino que la coordinación y la especialización y la formación incumbe a todos los países. Puso como ejemplo a este Congreso de Seguridad Digital y Ciber Inteligencia y buena prueba es la cooperación y coordinación entre la Policía Nacional, la universidad, las empresas y los ciudadanos, que han conseguido organizar este evento. “Es un reto, un desafío que también genera seguridad”, dijo el ministro.

Los delitos en el ciberespacio alcanza los dos billones
Los delitos en el ciberespacio alcanza los dos billones