Cáritas y comercio, un buen tándem para ayudar en la crisis

I.Camarero Jiménez
-

Las donaciones de particulares en especie sobrepasan los 2.000 euros, que Cáritas complementa para atender a 100 familias

Justo con el inicio festivo del mes de mayo la Diócesis de Ávila a través de Cáritas Diocesana hizo un llamamiento a la población para que donaran alimentos de primera necesidad para ayudar a las familias que pasan por un mal momento (y que han aumentado) con la crisis del COVID-19 y, lo peor, es que se espera que vayan a más. Una manera de echar una mano a quien lo necesita pero también a los comercios de la ciudad, especialmente a esos establecimientos de proximidad que son los que más participan en la causa poniendo sus dependencias al servicio de las donaciones, pero también a disposición del cliente que quisiera comprarles a ellos lo que luego cedería al economato (he ahí el impulso al comercio).  Han pasado más o menos dos semanas y la iniciativa marcha bien ya que se han donado productos por valor de unos 2.200 euros, entre alimentos, productos de higiene o de limpieza. Una importante ‘inyección’ que Cáritas complementa de su bolsillo con otros productos perecederos para las familias a las que atiende (fruta, verdura, carne, pescado o huevos) y que suman el centenar.
La iniciativa que se ha reactivado por la crisis sanitaria no es nueva, ya hubo otra similar en el pasado, pero lo importante es que va creciendo con el paso de los días ya que de Ávila hay diez establecimientos tras dos nuevas incorporaciones y se suman cuatro comercios de El Barraco y tres de Muñogalindo. Es importante echar una mano porque, tal y como ponía Cáritas de manifiesto cuando dio a conocer la iniciativa, la actividad del economato se ha multiplicado  casi por tres con la pandemia. Y es que ciertamente gente que al principio de la crisis no tenía dificultades para salir adelante, al final ha sucumbido a los problemas que trae consigo el COVID-19.
El objetivo es la recogida y entrega inmediata de productos de primera necesidad a las familias que se encuentran en estos momentos en situaciones económicas críticas.  Los productos se pueden llevar directamente a las tiendas o comprarlos allí para incentivar el comercio en las colaboradoras, en los lugares señalados para la campaña.  En la capital los socios son La Blanquita,  Supermercados Gimesán, Supermercados Lupa, La Casa de las Conservas, Supermercados Ávila Sur, Supermercado Hernando Maxcoop, Supermercado Santo Tomás, Martín Martín Blazquez y a mayores y desde hace menos tiempo Locutorios DG y La Pantera Rosa. También a mayores y recientemente se han incorporado en Muñogalindo tres tiendas;Tienda-Carnicería Julita, Tienda Loren y la Panadería Bollería Rafael Hernández. Por su parte, en El Barraco se adhieren cuatro: Covirán y carnicería Somoza, Supermercados Día Hermanos Díaz, Mareprix El Barraco y supermercado Los Gemelos.  Por tanto ya se acercan a 20 los establecimientos colaboradores.  
Dada la necesidad se pueden hacer también donaciones en metálico, en la cuenta de Bankia ES76 2038 7725 2268 0003 9248.