Presencia abulense en los premios de Cepyme

B.M
-

Faema y Morcillas de Sotillo Pablo Díaz fueron finalistas en los galardones empresariales en las categorías de igualdad y autónomo del año

Presencia abulense en los premios de Cepyme

A veces ganar no es lo más importante. Es recibir esa palmada en la espalda por el trabajo bien hecho, por el esfuerzo, por embarcarse en nuevas experiencias y conseguir salir a flote. Por ello en los premios de Cepyme (Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa) se quedó un sabor abulense a pesar de que las dos iniciativas empresariales que llegaron a la final no consiguieron llevarse el galardón en la entrega de premios celebrada este miércoles en Madrid.
Ávila contó en esta edición de los premios con dos finalistas, Faema y Morcillas de Sotillo Pablo Díaz, que competían en las categorías de igualdad y autónomo del año, respectivamente.
En el caso de Faema  (Asociación de Familiares, Amigos y Personas con discapacidad por enfermedad mental de Ávila), su directora general, Inmaculada Pose, explica que están «contentos por llegar a la final, con empresas a nivel nacional donde es difícil ganar y es un mérito estar ahí». Sí que reconoce que están algo «tristes» por ser el segundo año en que son finalistas pero también defienden una «buena experiencia». De su labor, destacan que han conseguido llevar a los premios de Cepyme el único centro especial de empleo puesto que el resto son «empresas ordinarias» y en su caso más del 70 pro ciento de los empleados son con discapacidad. Aún así competían en igualdad por los planes y medidas realizadas en este sentido y con el bagaje de los premios que han ido consiguiendo.
En el caso de la empresa de Sotillo, Cristina Díaz recuerda que su nominación respondía a ser un autónomo en el medio rural que recuperó una actividad familiar. Abrieron sus puertas en junio de 2017 pero en realidad son la segunda generación de una empresa que fundó su padre a principios de los 90.
Morcillas de Sotillo Pablo Díaz son «la única fábrica solo de morcillas de Sotillo» que hay en la localidad y han logrado moverse a nivel nacional, especialmente hacia la carnicería tradicional y el mundo de la hostelería y restaurantes. En el tiempo que llevan en marcha han conseguido una trayectoria ascendente con un «producto de calidad» que está incluido en Ávila Auténtica.