El 10% de contratos de los últimos 20 años es indefinido

SPC
-

El 35% de los trabajadores por cuenta ajena tiene ingresos inferiores al SMI, con niveles semejantes a 2010, cuando el IPC se ha incrementado un 11,6%

Varias personas trabajan en las obras de la N-122. - Foto: Eugenio Gutiérrez Martínez

UGT ha realizado un mapa de situación de la precariedad laboral en Castilla y León que muestra que en los últimos veinte años, en la Comunidad, sólo uno de cada diez contratos que se firma es indefinido mientras que uno de cada cuatro asalariados tiene un contrato temporal.
Este informe, recogido por Europa Press, señaló además que en cinco años, la precariedad ha crecido en cinco puntos porcentuales, del 20,8 por ciento al 25,2 por ciento, a lo que hay que añadir que uno de cada cuatro contratos que se firma tienen una duración de siete días o menos.
Asimismo, las características de la economía de la Comunidad, según el mapa elaborado por UGT, refleja que cuando crece «genera mucho empleo» pero en recesión «se destruye empleo de forma igualmente intensa», aunque en las fases de crecimiento hay «bajísimas ganancias de productividad» lo que para el sindicato «es una anomalía económica de difícil explicación».
Además, hay una «dependencia de actividades volátiles» como son la construcción y el sector servicios, además de que se han llevado a cabo reformas laborales «no acordadas con los agentes económicos y sociales».
Las consecuencias son la precariedad laboral estructural desde los años 80, la precariedad laboral generalizada en todas las actividades, sexos, grupos de edad y tamaños de las empresas y un «fraude extendido» en la utilización de los contratos de duración determinada, así como «un anclaje a la temporalidad, parcialidad y bajos salarios».
Por ello, en este mapa de la temporalidad, UGT planteó una serie de cambios «urgentes y estructurales» como el uso «casual» de los contratos temporales, castigar de «manera adecuada» el fraude, aumentar las actividades con más valor añadido, retirada de la reforma laboral de 2012, devolver el equilibrio de fuerzas en la negociación colectiva y reivindicar el papel del derecho del trabajo.
El informe también alertó de que la precariedad implica una «fuerte presión» a la baja sobre los salarios; «quiebra» el equilibrio en la negociación colectiva; y ha supuesto «una pérdida del poder de compra de los asalariados que no se ha recuperado en estos años de crecimiento». En este sentido, actualmente, el 35 por ciento de los trabajadores por cuenta ajena tiene ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), algo que el sindicato achacó a la temporalidad y parcialidad. Ello conlleva unos niveles de ingresos semejantes al año 2010, cuando el IPC, por contra, se ha incrementado en este periodo un 11,6 por ciento.