Emocionado aniversario de Educación y Turismo

B.M
-

Los 175 años de los estudios educativos y los 30 de los turísticos en Ávila se festejaron en un acto que contó con el apoyo del rector de la USAL, Ricardo Rivero

Emocionado aniversario de Educación y Turismo

Fue un acto con emoción pero también con responsabilidad. La que da una larga trayectoria, los 175 años de Educación y los 30 de Turismo, y sobre todo el deseo de seguir formando a generaciones de jóvenes, tal y y como se ha hecho con los miles de estudiantes que han pasado por sus aulas. Para ello en el futuro del centro ya se están impulsando dobles titulaciones y proyectos de máster.
Y es que la Escuela de Educación y Turismo de la Universidad de Salamanca en Ávila está de aniversario y para festejarlo se organizó un acto  en el que se contó con la presencia de Ricardo Rivero, rector de la USAL, dejando claro una vez más el compromiso de esta institución con su campus abulense y con la ciudad. Como dijo la propia Sonsoles Sánchez-Reyes, delegada del rector en el campus de Ávila: «Ávila no sería la misma sin la Universidad de Salamanca y la Universidad de Salamanca no sería la misma sin Ávila».
Así se vio en el apoyo institucional en esta cita, con presencia, entre otros, del alcalde de Ávila, el delegado territorial de la Junta o el director provincial de Educación. Ellos, junto al resto del público asistente, pudieron ser testigos de un acto de celebración, que en la parte musical estuvo amenizado por  la orquesta Big Band de la universidad, y que se llenó de experiencias personales.
Como representante de la Escuela, su directora, Isabel López, explicó que los estudios que se imparten en el centro son «titulaciones estratégicas». En el apartado educativo con la formación de maestros en una escuela que con su nacimiento ofreció a los jóvenes abulenses la oportunidad de acceder a unos estudios para desarrollarse académicamente y posteriormente de forma profesional. Para ello la escuela ha sabido adaptarse a las necesidades y los retos demostrando que «la tecnología nunca puede reemplazar la labor de los maestros».
Y en turismo, recordando que el hombre siempre ha tenido la necesidad de viajar, no se olvida que el sector precisa de profesionales bien formados capaces de adaptarse a un sector en continua evolución. Y todo porque «somos una universidad pública y de calidad que nos debemos a la sociedad que nos acoge», explicó Isabel López.
Por su parte, Sonsoles Sánchez-Reyes, que tuvo un recuerdo lleno de emoción para quien fue director de la escuela, el fallecido Javier Macaya, quiso poner también el acento en las «generaciones de abulenses» que han pasado por las aulas y que han hecho que Ávila haya «dado lo mejor de sí misma», su corazón, su identidad. Pero también Ávila ha recibido mucho de la universidad, como un factor de cohesión social y una forma de dinamización cultural. Porque, en definitiva, «sin esta escuela la ciudad no hubiera sido la misma».
La parte más emocional y entrañable del acto se vivió con los recuerdos personales que llegaron en dos frentes. Por una parte de los alumnos y por otra de antiguos directores.