El Comercio responderá con "calidad, cercanía y compromiso"

I.Camarero Jiménez
-

El presidente de la federación en Confae, Andrés Sánchez, pide «flexibilidad» a todas las administraciones y dice que sin ingresos, «ni tasas, ni impuestos»

El Comercio responderá con "calidad, cercanía y compromiso"

La desescalada hacia una nueva realidad, y aún inmersos en la pandemia, dará este lunes 4 de mayo un paso más. En ese caminar serán muchos los pequeños comercios que, con todas las precauciones, tratarán de dar servicio a los abulenses y por eso este domingo el presidente de la Federación de Comercio de la Confederación Abulense de Empresarios, Andrés  Sánchez, enviaba un mensaje a la sociedad pero también a los comerciantes y a los gobernantes. 
Básicamente Sánchez pedía a los vecinos de la capital confianza y respaldo a ese pequeño comercio que siempre ha estado ahí y que claramente necesita ayuda para salir de un tremendo bache que no tiene precedentes, a un parón de dos meses y a un incierto futuro.
Por un lado, aplaudía y felicitaba por el trabajo bien hecho y por la adaptación a la pandemia de los comerciantes esenciales (los que venden productos de primera necesidad  y que no han tenido que cerrar sus negocios precisamente por serlo), siempre pensando «en la salud y las necesidades de las personas» así como por la seguridad;y por otro, y ante las nuevas aperturas de establecimientos, comprometía un trato personalizado a través de las redes sociales si es necesario «con calidad y cercanía y sobre todo con compromiso hacia la ciudad». Actuarán «siguiendo las recomendaciones y cumpliendo los protocolos marcados» por unas administraciones a las que también exigía «una capacidad de respuesta». 
Se refería Sánchez a los gobernantes y administraciones «locales, regionales y estatales» y les pedía que «si no hay ventas no debe haber tampoco ni tasas ni impuestos». Algo que no sería necesario pedir si estuvieramos en campaña electoral.
Flexibilización de Ertes y de las condiciones de los préstamos, exención de tasas e impuestos son las principales demandas porque la realidad tampoco augura un futuro esperanzador y porque «han sido dos meses de parón» y dado que las ayudas anunciadas tardarán en llegar son ellos, los de arriba los que deben «asegurar y proteger la actividad comercial y a sus trabajadores.
No se olvidó Sánchez (de hecho fue lo primero que dijo en la intervención) de mostrar sus condolencias «por las pérdidas personales y cercanas y más en las condiciones en las que se han producido. Además, eran nuestros clientes»