Mordiscos culturales

Isabel Camarero
-

Las V Jornadas Gastronómicas Tostón de Arévalo llenaron en la primera de las nueve jornadas los comedores de los diez participantes • Medio centenar de personas participó además de la ruta por la morería

Mordiscos culturales - Foto: David Castro

BUEN comienzo sin duda viveron este 22 de febrero las que son las V Jornadas del Tostón de Arévalo que además llegan con novedades. Si buena acogida tuvieron en los salones de los diez restaurantes que dieron el «sí» a la iniciativa –Anduriña, El Arco, Las Cubas, Los V Linajes, Desirée-Casa Felipe. El Figón de Arévalo, Goya, La Posada, La Pinilla y El Tostón de Oro– ésta se reflejó en el recorrido cultural que llegaba de la mano de la Asociación La Alhóndiga para mostrar la morería arevalense y que estaba de estreno ayer.
Comedores llenos incluso doblando mesas y ocupados «sobre todo de gente de fuera pero también de vecinos de Arévalo», daban muestra de que la iniciativa esta vez gastronómica y cultural tiene respuesta positiva. Eso sí a partir de hoy tiene otros ocho días de exámenes pues se extenderá hasta el día 2 de marzo.
Cuenta Felipe Prieto del Desireé-Casa Felipe, uno de los clásicos  de estas jornadas pues está desde que nacieron hace cinco años, que para la ocasión  habían vendido 120 raciones de cochinillo o lo que es lo mismo 20 piezas, pues de cada una salen seis raciones. En esta V edición el protagonista, el tostón de Arévalo, venía precedido por una propuesta a base de legumbres, ya fueran garbanzos, judías, lentejas, ‘morañegas’ también por aquello de reivindicar lo propio.
Fueron muchos los establecimientos que ofrecían varios primeros, para acompañar al tostón y para culminar, postre, casero por supuesto. Todo ello llevaba el precio unitario y, bien recibido, de 24 euros.Decimos bien recibido porque los comensales a los que entrevistamos tras el ágape lo tenían claro «exquisito», «muy bueno», «la relación calidad precio, excelente y además con buen vino» fueron algunas de las opiniones. Y de postre, además del casero, y para el que lo deseara, una ruta cultural que se repetirá el sábado próximo también y  guiada en esta ocasión por Juan Carlos, perteneciente a la Asociación Cultural La Alhóndiga, para descubrir al tiempo que se hacía la digestión y en un largo paseo de casi hora y media de duración lo más oculto de la judería y de la morería arevalense. Un Juan Carlos sorprendido por la aceptación: «Me habían dicho que en principio había 12 inscritos» y cierto es que en la plaza del Arrabal a las 16,30 que era cuando empezaba el recorrido ya le esperaba casi medio centenar de personas. ¿De dónde? De Ávila, de Madrid, de Medina del Campo, de Arévalo...

Lea la noticia ampliada en la edición impresa