La planta de Nissan Ávila se solidariza con las de Barcelona

J.M.M.
-

Al grito de "Todos somos Nissan" se concentraron los cerca de 200 empleados que en estos momentos están trabajando para mostrar su apoyo a sus compañeros de la Zona Franca y expresar su "repulsa" por el cierre

La planta de Nissan Ávila se solidariza con las de Barcelona - Foto: Ricardo Munoz Martin (Spain) www

GALERÍA

Concentración de Nissan

Al grito de “Todos somos Nissan” y con el puño en alto, los cerca de 200 empleados que se encuentran en estos momentos trabajando en la fábrica de Nissan en Ávila, a los que se sumaron también desde el exterior de las instalaciones de la factoría algunos de los trabajadores que están regulados, se concentraron este jueves en la explanada del antiguo acceso principal de la planta, a las 13,00 horas, para mostrar su “repulsa” por el cierre de las plantas de la compañía nipona en la Zona Franca de Barcelona.

La concentración, que se inició con un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de la pandemia provocada por la covid-19 que culminó con sonoros aplausos de todos los presentes, quedó convocada a primera hora de la mañana, una vez que la dirección de la compañía anunció el cierre “irreversible” de las tres plantas de Barcelona en diciembre de 2020.

El presidente del comité de empresa de Nissan Ávila, Felipe González, que se dirigió a sus compañeros tras el minuto de silencio, para indicarles que con este gesto lo que deseaban era transmitir “el apoyo y la solidaridad de la planta de Ávila a nuestros compañeros de Barcelona, para que sigan luchando y peleando para mantener hasta el último puesto de trabajo”. Así recordó que este cierre dejará en la calle a los 3.000 empleados directores de esas tres plantas y tendrá su repercusión en otros 20.000 puestos de trabajo indirectos. También insistió en que a pesar de que se anunciaron inversiones y la llegada de nuevos productos, “al final a Nissan le ha importado tres cominos el puesto de trabajo de los compañeros de Barcelona”.

Felipe González precisó que “no sabemos cómo nos puede afectar a nosotros”, pero recalcó que “Barcelona era el producto insignia de Nissan en España, representa el 80% de la actividad”, por lo que la situación no deja de generar dudas. En este sentido, apuntó que “a día de hoy nosotros seguimos con nuestro plan de reconversión industrial”, pero instó a sus compañeros a “seguir trabajando y luchando para que los compañeros de Barcelona sigan con sus puestos de trabajo”, aunque reconoció que “revertir la situación será muy difícil”. También recalcó que desde Ávila seguirán “muy alerta” acerca de lo que pueda ocurrir en el futuro, una vez que concluya el plan de reconversión industrial de la planta de Ávila 2019-2024, donde recordó que el compromiso existente es que toda la plantilla esté reincorporada a sus puestos de trabajo en esa última fecha. En estos momentos, las obras de esa transformación industrial continúan adelante para levantar la nave de estampación y, según explicó Felipe González, “tras un parón obligado provocado por la pandemia, los trabajos continúan a buen ritmo”, pero también señaló que “siempre estamos con la mosca detrás de la oreja”.

Al mismo tiempo, tomó la palabra Carlos Alonso, secretario del comité de empresa, también para dirigirse a sus compañeros y mostrar su “enérgica repulsa por esta decisión unilateral” de la compañía y reiterar “nuestro apoyo a los compañeros de Barcelona porque todos somos Nissan”. A su vez, instó al Gobierno de Cataluña y al de España para que continúen negociando con la compañía nipona y evitar el cierre de las plantas de Barcelona, porque “este país no se puede permitir el cierre” de esas fábricas.