Brieva empieza a recuperar a los funcionarios de baja

I.Camarero Jiménez
-

En los últimos días cuatro trabajadores que dieron positivo han vuelto a la prisión y otros cuatro de los que estaban en cuarentena, también

El centro penitenciario de Brieva ha comenzado a recuperar cierta normalidad con el paso de los días del estado de alarma, tal y como reconocía Gonzalo Cruz, representante de CSIF. «De las 18 bajas que teníamos por coronavirus confirmado como positivo se han reincorporado cuatro personas y de los que estaban en cuarentena en los últimos tiempos como casos sospechosos de esta enfermedad otros cuatro, de un total de 14, también han vuelto al trabajo». 
Son ocho personas más y «yo creo que en breve retornarán otras dos o tres más»  para hacer frente a un día a día que por otra parte mantiene a la población reclusa libre de la enfermedad. 
Cruz reconocía por un lado el buen comportamiento de las internas que «en su gran mayoría» reconocen el trabajo que realiza el personal de la prisión, de hecho «fueron las primeras en pedirnos que nos protegiéramos», al fin y al cabo «éramos nosotros los que veníamos de fuera». Poco a poco se recupera la normalidad, si bien incidía Cruz en que hace poco tiempo el secretario general «nos dio la razón y reconoció que faltaron EPIS al principio». Las cosas ahí han mejorado y ahora, cuenta, se nos reparte una mascarilla diaria cuando antes nos daban una por turno y para varios días. «Son eso sí mascarillas quirúrgicas». En este punto recuerda que desde instituciones penitenciarias se aportó el dato de que se habían repartido 70.000 mascarillas FPP2 y alguna hay en el centro, decía, «pero no las he visto».
 

Falta personal sanitario. Sin embargo hay un problema que quiere poner de manifiesto y al que ya ha hecho alusión en otras conversaciones con este periódico y ése es, sin duda, es el de la falta de personal sanitario que padece el centro. Recuerda que cuentan con tres auxiliares, pero que, de tres enfermeras, dos están de baja, con lo que sólo disponen de una y en cuanto a la médico de Brieva, estuvo acudiendo a trabajar hasta el martes con un esguince, de ahí que clame por reforzar este área, puesto que a última hora de la tarde de ayer finalmente le dieron la baja. El refuerzo es fundamental pues  «en torno al 70% de la población reclusa toma medicación psiquiátrica».
En cuanto a los test entre los trabajadores de instituciones penitenciarias cuenta que de 164 personas  «se habrá hecho como mucho a unas 30» y esas tenías síntomas claros de coronavirus o probabilidad de estar contagiadas por cercanía con positivos. y estaban en cuarentena En cualquier caso asegura que los test los han gestionado los propios trabajadores, aunque «en los últimos 10 días la dirección se ha ofrecido a gestionarlos, pero a los que ya estaban en cuarentena».