El coronavirus apaga las fiestas de abril en los barrios

E.C.B
-

El Resucitado, el Barrio Universidad, Las Hervencias y San José Obrero ya han anunciado a través de sus redes sociales la cancelación de los festejos que tradicionalmente celebran este mes

El coronavirus apaga las fiestas de abril en los barrio - Foto: David Castro

Tradicionalmente abril ha sido un mes festivo no solo en la provincia, sino también en los barrios de Ávila capital, comenzando por El Resucitado y siguiendo por el Barrio Universidad, Las Hervencias y San José Obrero, cuyas celebraciones reúnen cada año a cientos de personas. Pero este año la pandemia del coronavirus lamentablemente también va a apagar la música de las orquestas y charangas o de las atracciones para los más pequeños, pues la situación de cuarentena por el estado de alarma, que de momento se extenderá hasta el día 26, y las nulas posibilidades de que el desescalado del confinamiento vaya a permitir a corto o medio plazo la celebración de actos multitudinarios, han obligado a las asociaciones vecinales y peñas de esos barrios a tomar una decisión que resulta dolorosa, la suspensión de sus fiestas.
Y es que detrás de todas ellas hay muchas horas de dedicación de un buen número de personas que, de manera desinteresada, venían trabajando desde hace meses para que todo estuviera listo y que sus vecinos pasaran unos días repletos de diversión y entretenimiento.
La primera de esas fiestas es la del Resucitado, en la zona norte de la ciudad, que debía comenzar este domingo, 12 de abril, extendiéndose hasta el día 19. Explica Patricia García, presidenta de la peña organizadora, que «estuvimos esperando un poco para ver lo que iba pasando, pero la semana pasada ya decidimos anunciar la suspensión». Por ‘suerte’, en este caso no tenían todavía nada cerrado porque «estaba todo en el aire. Habíamos hablado para hacer algo con alguna charanga, por ver fechas y precios, pero viendo cómo se estaban desarrollando los acontecimientos y que la fecha se iba acercando, sabíamos que no podíamos hacer nada y por eso decidimos no cerrar nada en firme, hasta que finalmente se tomó la decisión de suspender las fiestas», comenta Patricia García, quien añade que «al final no se ha quedado mal con nadie, aunque la situación es la que es, y no nos ha causado tanto trastorno porque no se había cerrado fechas con nadie».
Aún así, reconoce que les ha dado «mucha pena no poder celebrar las fiestas de nuestro barrio, reunirnos con los amigos, pero teníamos que tomar todas las medidas que requiere esta situación».
De manera casi paralela a las del Resucitado debían comenzar las del Barrio Universidad, previstas entre el 16 y 19 de abril, para las que ya había programa con verbenas con orquestas como Kronos y Marsella o la discoteca móvil Seven.
Su suspensión fue anunciada por la Peña La Universidad a través de redes sociales el pasado 30 de marzo, aunque la decisión se fue fraguando «a medida que se iban anunciando ampliaciones del confinamiento», indica el peñista Antonio Muñoz, quien aclara que «una vez que vimos que se iba a ampliar el estado de alarma, ya lo teníamos hablado con la asociación de vecinos y sólo estábamos esperando a que llegara la ampliación de últimos de marzo para saber que no se podían celebrar, porque es una situación de fuerza mayor».
En todo caso, como apunta Muñoz, desde hace tiempo tenían claro que los festejos de este año se suspenderían, pues «nada más quitar el confinamiento no se iban a poder celebrar actos multitudinarios. Pero como se suele decir, la ilusión es lo último que se pierde y en este barrio de la zona sur de la ciudad habían puesto mucha en su organización, aunque como reconoce este peñista, «ahora mismo es algo secundario viendo la situación».
Entiende Antonio Muñoz que «a día de hoy estaremos todas las peñas igual, porque no se sabe cuándo va a acabar esta situación». Eso sí, abre la puerta a la posibilidad de, en un futuro, «hablar con el resto de peñas para ver si se puede organizar alguna actividad conjunta, aunque es difícil encontrar fechas libres».
Otra de las fiestas de barrio que la crisis sanitaria del COVID-19 se ha llevado por delante este año es la de Las Hervencias, seguramente una de las que más ha crecido en los últimos años, que debía comenzar el próximo 19 de abril, prolongándose hasta el día 26, y cuyo anuncio de suspensión fue realizado también a través de redes sociales el pasado 4 de abril. Aquí sus organizadores, las asociaciones Hervencias 2.0 y la Juvenil Barrio de Las Hervencias, ya habían cerrado un programa que incluía grandes actuaciones musicales como las de las orquestas Génesis, Mandrágora Show y Lokura o los conciertos de Bule y El Pillo o ‘Rock and Soul’, entre otras propuestas, además de numerosas actividades para toda la familia y especialmente para los más pequeños.
Así lo confirma la presidenta de Hervencias 2.0, Montse Morgade, quien explica que «estaba prácticamente todo preparado, pero no nos ha quedado más remedio que suspender». «Intentamos aplazarlas, pero cada semana hay fiestas en un barrio y además no sabemos cuándo se podrá volver a hacer una reunión con tanta gente. De momento no, desde luego», subraya.
No obstante, la idea que manejan es que cuando pase esta crisis sanitaria, «hacer algo, pero ya no unas fiestas, sino juntarnos un día», comenta Morgade, quien reconoce que la decisión de suspender ha sido «complicada, porque ya estaba todo organizado, las orquestas y todo lo de los niños». De hecho, llevaban trabajando en estas fiestas desde octubre del año pasado y en febrero ya tenían prácticamente todo cerrado. Pero, «al decir el presidente del Gobierno que el estado de alarma se prolongaba hasta el 26 de abril, ya no ha lugar».
En la misma línea, la presidenta de la asociación juvenil del barrio, Lucía Rufes, afirma que «aunque no hubiésemos querido cancelarlas, no quedaba otra, hay que hacerlo así y ya está. Además creo que el resto de barrios tendrán que ir en la misma línea porque aunque se acabe el confinamiento, no se podrán celebrar fiestas».
Los últimos que se han sumado a esta cascada de suspensiones han sido los vecinos del barrio de San José Obrero, en la zona sur, previstas inicialmente del 30 de abril al 2 de mayo. Concretamente publicaron su decisión en redes sociales el pasado martes 7 de abril, pese a que, como apunta la presidenta de la peña organizadora, Irene Jiménez, «las orquestas y charangas ya estaban contratadas y solo faltaban pequeños detalles».
«Nos da mucha pena, pero todo sea para salir hacia delante», señala la peñista, quien añade que «ya habrá tiempo de celebrar fiestas».  Yasí será, esperemos que más pronto que tarde porque será señal de que la pandemia del coronavirus ha sido superada.