Una Santa agasajada con flores

M. Lumbreras
-

La ofrenda floral realizada ayer en la estatua de Santa Teresa de Vassallo congregó a cientos de abulenses que depositaron sus ramos y sus flores a los pies de la patrona de la capital en una plaza del Grande abarrotada

Una santa agasajada con flores - Foto: Isabel García

No es lo más habitual ver la ciudad con el ambiente que se respiraba ayer en las calles. Según cruzaba uno la puerta de las Carnicerías de la muralla, podía comprobarse cómo la plaza de la Catedral era un auténtico hervidero de abulenses, engalanados con sus mejores ropas y armados con sus ramos de flores, que se disponían a rendirle homenaje a su patrona en estas fiestas de la Santa de 2019. No es lo habitual ver la ciudad de Ávila con ese ambiente, pero, por su patrona, los abulenses son capaces de colapsar la ciudad.
La ofrenda floral que todos los años se lleva a cabo a los pies de la estatua de Santa Teresa que se sitúa bajo la muralla en la plaza del Grande congregó a cientos de abulenses que, bien fuera para llevarle flores a la patrona, bien para ver el evento, demostraron que las fiestas de la Santa son uno de los eventos más importantes de los que ocurren en la ciudad.
Fue en la plaza de la Catedral donde comenzó la marcha. Desde allí salían todos aquellos que se disponían a dejar sus ramos en la estatua de Vassallo. La comitiva la encabezaba, como no podía ser de otra forma, la corporación municipal, con varios de sus representantes formando parte de ella. Los distintos partidos políticos con representación en el ayuntamiento –y alguno sin ella– también estaban en primera línea de la procesión con sus respectivos ramos.
Una santa agasajada con floresUna santa agasajada con flores - Foto: Isabel GarcíaPero no solo los representantes políticos de los abulenses participaron en el evento. Una nutrida delegación de la Policía presentó también sus respetos, de forma florida, a la patrona de la ciudad, así como también había, cómo no,  una pequeño grupo de militares.
Los medios de comunicación, las peñas, el coro vocal ‘Amicus meus’... Miembros de los distintos ámbitos laborales y del mundo del ocio se personaron ante la escultura de Vassallo para ofrecer sus ramos a la Santa. y, por supuesto, no podían faltar las diversas cofradías que pueblan la ciudad, como la de las Vacas. Asimismo, el colegio Diocesano también mandó una ofrenda para Santa Teresa.
Pero no solo entre paseos y flores transcurrió el evento. Con tanta gente deseando pasar por la estatua para dejar sus ramos, era necesario hacer pequeños descansos, aunque solo fuera para que la presentadora tomara aire y se enterara de los nombres de las siguientes de legaciones. Estas pausas han sido amenizadas con diversas actuaciones de música y baile. Toda la ofrenda estuvo musicada por los miembros de la Banda de Música de Ávila, mientras que los descansos sirvieron para que el coro vocálico Amicus Meus realizara interpretaciones polifónicas de los versos de Santa Teresa musicados –destacó el famoso poema Nada te turbe– o el himno del IV centenario de la muerte de la Santa. Por otra parte, el grupo de folk  Avento bailó unas jotas con sus castañuelas en uno de los descansos.
Mientras todo esto ocurría, los jardineros del Ayuntamiento colocaban los  21.000 claveles –principalmente blancos y rojos– que, finalmente, conformaron la imagen de la Santa con las murallas, la fecha y un convento.