May urge al Parlamento a avalar el Brexit antes de noviembre

Agencias
-

La primera ministra critica las «estrictas condiciones» impuestas en la nueva prórroga fijada por la UE e insta a los diputados a alcanzar un acuerdo cuanto antes para evitar las europeas

May urge al Parlamento a avalar el Brexit antes de noviembre - Foto: Susana Vera

 

Con mucho más tiempo de lo que pedía, la primera ministra británica, Theresa May, salió de la cumbre de Bruselas celebrada la noche del pasado miércoles con pesar, al comprobar que sus socios europeos le habían impuesto «estrictas condiciones» para la prórroga del Brexit, que ella había fijado en el 30 de junio y que la UE aplazó hasta el 31 de octubre.
Y así lo hizo saber ayer ante el Parlamento, en una sesión en la que criticó la actitud de los Veintisiete, pero también instó a los diputados a aprobar cuanto antes el Tratado de Retirada para desatascar la situación.
El nuevo calendario, que la premier tuvo que aceptar a regañadientes, se encuentra a medio camino de la extensión corta preferida por Francia y la más larga, por la que optaban Alemania y las autoridades comunitarias. Además, incluye una evaluación intermedia del proceso en la cumbre ordinaria de junio y la obligación de que el Reino Unido participe en las elecciones al Parlamento Europeo de finales de mayo en caso de que continúe entonces siendo Estado miembro del grupo.
Unas condiciones que no gustaron a la mandataria, que destacó que la nación anglosajona ha sido siempre «un país responsable», pero también lanzó un dardo a los parlamentarios, al recordarles que serán ellos, y no la UE, los que decidirán la fecha definitiva de la salida, que inicialmente tenía que haber sido el pasado 29 de marzo y, en segunda instancia, se había fijado para hoy, pero que se aplaza gracias a la nueva extensión aprobada el pasado miércoles.
May, de hecho, defendió esta prórroga recalcando que su «prioridad» continúa siendo desligar al país de la Unión a la mayor brevedad.
«Mi prioridad sigue siendo cumplir con el Brexit y hacerlo de una manera ordenada, que no altere la vida de la gente, por lo que sigo creyendo que debemos dejar la Unión Europea con un acuerdo lo antes posible», resaltó la conservadora, quien admitió la «profunda frustración» que este estancamiento político.
Por eso, urgió a los Comunes a «resolver» la situación: «Es nuestro deber nacional hallar una solución como miembros electos de esta Cámara y nada es hoy más acuciante o más vital». «Las opciones que afrontamos son escasas y el calendario está claro», indicó.
A fin de recabar el mayor consenso posible dentro del Parlamento británico, el Gobierno reanudó sus negociaciones con el Partido Laborista. Así, tendió la mano a la formación de Jeremy Corbyn en un intento por encontrar una salida con la que poner fin a la situación de bloqueo, una práctica -negociar con la oposición- «no habitual en la política británica», según reconoció la premier.
«Alcanzar un acuerdo no será fácil porque para que sea exitoso implicará que ambas partes deberán realizar compromisos», aseguró, «profundamente convencida» de que dentro de esta «situación única» es preciso que las dos partes «trabajen juntas».
Corbyn, por su parte, sostuvo que, si el Gobierno conservador quiere que «estas negociaciones sean un éxito, deberá llegar a compromisos». Unas palabras que May replicó con que debe haber «compromiso por las dos partes».