El Museo Etnográfico cucharero estrenará nuevo edificio

E.C.B
-

Tras la cesión por parte del Foro de Pedro Bernardo al Ayuntamiento de sus 460 piezas y la rehabilitación del nuevo emplazamiento, será inaugurado cuando la crisis sanitaria termine

El Museo Etnográfico cucharero estrenará nuevo edificio

El Museo Etnográfico de Pedro Bernardo, que durante muchos años pudo ser visitado en una pequeña sala situada en la calle Baltasar Pascual gracias a la labor del Foro de Pedro Bernardo, abrirá de nuevo sus puertas, esta vez como museo de titularidad municipal, en un emplazamiento más céntrico, espacioso y luminoso, el que fuera antiguo Ayuntamiento situado en la plaza de Josefa Sánchez del Arco, más conocida como la plaza vieja.
El Foro, que montó este espacio en 2003 y que desde entonces se ocupó de su mantenimiento y apertura los fines de semana, especialmente en verano, firmó su cesión permanente al Ayuntamiento hace tres años y de un tiempo a esta parte se ha venido trabajando para su ubicación en ese edificio de la plaza vieja, previa rehabilitación del mismo por un importe cercano a los 40.000 euros, según explica el alcalde cucharero, David Segovia, quien apunta que ya se han trasladado a la nueva ubicación todas las piezas, más de 450, que se están montando, y tienen previsto inaugurarlo «cuando la crisis sanitaria termine».
En cuanto a los trámites administrativos para su apertura, este miércoles se publicaba en el Boletín Oficial de la provincia la tramitación por parte del Consistorio del expediente de licencia ambiental.
El Museo Etnográfico cucharero estrenará nuevo edificioEl Museo Etnográfico cucharero estrenará nuevo edificioSin duda, entre los artífices de este espacio museístico, catalogado como etnográfico por la Junta de Castilla y León, hay que destacar a José Hilara Retana, quien recuerda que su mantenimiento durante estos años atrás fue posible «gracias a las cuotas de los socios del Foro de Pedro Bernardo y de una lotería que organizábamos». Ahora, tras la cesión con carácter permanente de las 460 piezas que lo componen y de las luces y aire acondicionado que había en el anterior inmueble, lo único que espera es que «se presente bien» porque entiende que «hay que dar vida a estos espacios y el Ayuntamiento va a tener toda nuestra ayuda para ello, sin ánimo de lucro».
El Museo Etnográfico de Pedro Bernardo cuenta con cinco secciones temáticas en las que se muestra cómo era el pueblo y qué actividades servían de motor económico de la zona. Así, se podrá contemplar desde un dormitorio y una cocina tradicionales hasta oficios como la agricultura, la artesanía o la resina.
Explica José Hilara que en el dormitorio hay una cama vestida  de comienzos del siglo XX acompañada por dos maniquíes vestidos con ropa de lujo de serranos e incluso una pequeña mecedora, mientras que en la cocina podrán contemplarse una lancha de lumbre, calderos, una cantarera y utensilios para hacer quesos de cabra, además de un cernedero para hacer pan, utensilios para hacer fideos y un alambique donde se elaboraba el aguardiente.
En cuanto a los oficios, en la zona dedicada  a la agricultura se incluye diferente aparataje como el pico, el azadón, el arado romano, el serón o las palas de aventar, todas ellas piezas debidamente documentadas.
Por lo que respecta a la resina, que durante muchos años fue el medio de vida para un tercio de los hombres de la localidad y que «prácticamente era el único ingreso que entraba en el pueblo», comenta Hilara, en el museo se incluirán paneles explicativos sobre los métodos empleados por los resineros, el tradicional, que era el que se seguía en Pedro Bernardo, y el alemán, así como diferentes utensilios como los potes donde se depositaba la resina.
Y el museo se completará con un espacio dedicado a la artesanía, en el que se muestra cómo se hacían las cestas de mimbre y se incluye el batán del tío Faustino, mantas serranas y diferentes objetos de lana.