Cómo introducir la tecnología en la agricultura

E.Carretero
-
Cómo introducir la tecnología en la agricultura

La Diputación de Ávila, de la mano de la Escuela Superior Politécnica de la USAL en Ávila, organizará una serie de talleres para que profesionales del campo conozcan las herramientas tecnológicas que pueden ayudarles a ser más competitivos

De qué modo el empleo de visores cartográficos, entornos web, drones y otras herramientas tecnológicas puede ayudar en la actividad agrícola. Ese es el punto de partida de los cursos que la Diputación de Ávila, de la mano de la Escuela Politécnica Superior de la USAL en Ávila, impartirá en los próximos meses en distintos municipios de La Moraña. Unos cursos que se enmarcan dentro del Proyecto Europeo Competic, de cooperación entre España y Portugal y del que la Diputación de Ávila es socio, con el que se persigue «hacer crecer los negocios de autónomos y pequeñas empresas del entorno rural aprovechando la oportunidad que ofrecen las nuevas tecnologías», tal y como explicó Rafael Pérez, diputado en funciones responsable del Área de Turismo, Asuntos Europeos y Energía, que recordó que dentro de este proyecto ya se han diagnosticado más de 60 empresas de esta provincia con el fin de analizar «su posicionamiento on line y ofrecerles la oportunidad de mejorar su negocio y competitividad a través de las TIC».
Otra de las iniciativas que se va a llevar a cabo dentro del Proyecto Competic son estos cursos sobre herramientas útiles para una agricultura inteligente que impartirá la Escuela Politécnica, y concretamente el Departamento de Ingeniería Cartográfica y la Unidad de Investigación TIDOP. Serán cuatro talleres, todos ellos dirigidos a profesionales del sector agrícola, que se desarrollarán en La Moraña de cara a implantar la denominada agricultura inteligente, consistente «en inyectar nuevas tecnologías a las prácticas agrícolas tradicionales».
La actividad, explicó Ángel Luis Muñoz, director del Departamento de Ingeniería Cartográfica y del Terreno de la Escuela Politécnica Superior de Ávila, contempla talleres de un día, a la vez que un  asesoramiento para los participantes en forma de tutorías desde la Universidad de Salamanca y concebido como «un servicio de asistencia a posteriori».
Son cuatro los talleres que se impartirán dentro de esta iniciativa, a razón de dos en cada una de las localidades y atendiendo a «peculiaridades agrícolas de cada una de las zonas», de modo que en el primero de ellos se abordará la utilidad del empleo de visores cartográficos  «para ayudar en los procesos de toma de decisiones de los agricultores a la hora de seleccionar un tipo de cultivo u otro en función de las variables agroclimáticas de la zona». El segundo taller se centrará en las aplicaciones concretas y casos de éxito del uso de drones en los cultivos de secano y regadío, mientras que el tercero, «en el ahorro y eficiencia energética tanto desde el punto de vista económico como medio ambiental en el regadío». Por último, el cuarto taller se centrará en el ahorro del agua, haciendo especial hincapié en cómo las estaciones agroclimáticas de la red SIAR pueden ofrecer «parámetros para gestionar mejor los sistemas de captación de agua».
El primero de los cursos se celebrará el próximo 17 de junio en Las Berlanas, y en el mismo se impartirán dos talleres, el de visores cartográficos en agricultura y el de empleo de drones. El resto de cursos se desarrollarán entre los meses de septiembre, octubre y noviembre, si bien las fechas están aún por determinar, en Fontiveros, Arévalo y Madrigal.