El Complejo Asistencial alcanzó un pico de 383 ingresados

B.M
-

Ya se habla de «desescalado progresivo» y prácticamente se descarta el uso de la Escuela de Policía

El Complejo Asistencial alcanzó un pico de 383 ingresados

Ahora ya se puede empezar a hablar de «desescalado progresivo», pero lo cierto es que el Complejo Asistencial de Ávila llegó a registrar un pico de 383 pacientes ingresados de diferentes patologías (con el máximo de 242 confirmados o con sospecha de COVID-19), lo que llevó en su momento a necesarias reestructuraciones e incluso a plantearse el uso de las instalaciones de la Escuela de Policía, lo que parece que finalmente no será necesario.
Según explica David Martín, supervisor de calidad y responsable de la implementación del Plan de Actuación del Complejo Asistencial de Ávila frente a la pandemia Covid-19 junto a Paul Torres, del Servicio de Urgencias, las primeras adaptaciones fueron necesarias precisamente en Urgencias como parte de entrada, cribado y primera atención. En un principio, fueron las unidades de enfermería en la séptima planta las que alojaron a pacientes de COVID-19 pero según se vio el aumento de ingresos «que se producía día tras día» y las necesidades de aislamiento, poco a poco todas las unidades de enfermería del Complejo se han transformado en unidad de hospitalización Covid, lo que ya en su día obligó a trasladar al Hospital Provincial diferentes especialidades. 
Pero no fue solo eso sino que todos los pacientes postquirúrgicos se llevaron al hospital Santa Teresa junto con parte de la actividad quirúrgica, quedando solo en la cuarta planta del hospital Nuestra Señora de Sonsoles con pacientes hospitalizados sin relación con el Covid sino de especialidades de pediatría, neanotología y obstetricia.
El número de pacientes ingresados de forma simultánea por COVID-19 confirmado o con sospecha llegó a ser de 242, alcanzando ese pico en el hospital de 383 pacientes ingresados, que fue lo que llevó a habilitar el hospital de día médico quirúrgico como unidad de hospitalización y también la cafetería de la planta baja, ganando así 30 camas a la capacidad máxima teórica del Complejo Asistencial.
También se planteó la situación de tener que utilizar un recurso externo, para lo cual se entró en contacto con la Escuela de Policía «para ganar allí más camas» aunque «a día de hoy parece que ese recurso no va a ser necesario utilizarlo».
Además, los pacientes que han necesitado ingreso en la UCI han sido en algunos momentos más del doble de la capacidad que normalmente tiene la UCI, por lo que se tuvieron que utilizar otros espacios como las zonas quirúrgicas y las unidades de reanimación postanestésica. Sin embargo, el doctor Martín asegura que a día de hoy la situación «ha mejorado sustancialmente aunque aún nos queda bastante tiempo para volver a la normalidad».
Y en esa vuelta a la normalidad mucho tiene que ver que llevan «casi diez días en tendencia descendente» en cuanto a los datos de ingresados en el Complejo Hospitalario. Por ello, lejos de las cifras que se manejaban «en escenarios más complicados» parece que «es tiempo de ir pensando» en ese desescalado progresivo que garantice la atención a pacientes por otras patologías «de forma segura y en la mejor de las condiciones».
Además hizo referencia a que en este tiempo se ha pensado no solo en la atención sanitaria como tal sino en la humanización con sistemas de comunicación entre los pacientes y sus familias, además de recibir distintas muestras de apoyo. 
cronología. Por su parte, Isabel Martiño, directora médica del Complejo Asistencial de Ávila, fue la encargada de detallar la cronología en la atención al coronavirus y también el proceso de adaptación que ha sido necesario para hacer frente a los casos que iban apareciendo.
Explicó la responsable sanitaria que el día 3 de febrero se constituyó una comisión multidisciplinar del área de Salud de Ávila en la que se empezaron a tomar las primeras medidas organizativas y operativas referidas a la posibilidad de que se produjera la aparición de algún paciente con esta patología. La primera activación del protocolo de atención al paciente con criterios clínicos o epidemiológicos compatibles con COVID-19 se produjo en la unidad de Urgencias el 24 de febrero pero no fue hasta el 11 de marzo, y tras varias activaciones previas, cuando se confirmó el primer caso positivo en el Complejo Asistencial de Ávila.
Ese día, explica, se produjo el nombramiento de Paul Torres Gutiérrez y David Martín como responsables del seguimiento del procedimiento operativo y de gestión del COVID-19 «para realizar tareas de asesoramiento y asegurar la total coordinación entre todos los servicios implicados, agentes externos y la dirección del Complejo Asistencial».
La doctora Martiño señala que, según se ha ido produciendo el ingreso de pacientes con síntomas o criterios epidemiológicos susceptibles de COVID-19, ha sido necesario adaptar el funcionamiento del Complejo Asistencial «en todos los espectros», lo que incluye redefiniciones estructurales de espacios, gestión de recursos humanos, procesos operativos de funcionamiento, sistema de gestión de suministros y un sinfín de actividades que han podido realizarse «gracias a la colaboración y profesionalidad de todos y cada uno de los trabajadores de este Complejo», señala.