El PP pide apostar por el "valor seguro" de Pablo Casado

L.C.S
-
El PP pide apostar por el "valor seguro" de Pablo Casado

Los populares abulenses arrancan su campaña con un acto en el Mercado Grande al que asistieron todos sus candidatos

"Ha llegado la hora". Así comenzo el presidente del Partido Popular de Ávila, Carlos García, el acto con el que los populares abulenses arrancaron un campaña con la que pretenden llevar a Pablo Casado a la Presidencia del Gobierno. Con todos sus candidatos presentes, el PP escogió el Mercado Grande como escenario para dirigir sus primeros mensajes, que fueron los de «apostar por el valor seguro que representa Pablo Casado frente al modelo de despilfarro y paro que es el que ofrece el PSOE», tal y como aseguró la cabeza de lista al Congreso por por los populares, Alicia García, que comenzó lanzando un mensaje de apoyo a su compañera Cayetana Álvarez de Toledo.

Abrió el acto el presidente de los populares abulenses, Carlos García, quien afirmó que «tenemos a los mejores candidatos que forman un equipo ganador para ser una de esas provincias claves que lleven a Pablo Casado a la Moncloa». García pidió que «Ávila sea importante para España, y que España haga de Ávila una tiera de oportunidades».
El presidente del PP de Ávila pidió a los suyos que «en esta dos semanas traslademos el mensaje del Partido Popular, que se resume en que Pablo Casado es un valor seguro para España y para Ávila». 
Juan Pablo Martín, cabeza de lista al Senado dijo que su partido quería ganar «para algo, que es para mejorar la vida de todos los abulenses. Aspiramos a seguir siendo el partido que mejor conecta con la forma de ser de los abulenses» también después de «un proceso inerno de renovación orgánica y de candidatos».
Por su parte, Nuevas Generaciones de Ávila expresó su frontal rechazo y firme condena a «los actos de violencia verbal y física» que la cabeza de lista del PP al Congreso por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, y el presidente del PP de Cataluña, Alejandro Fernández, sufrieron cuando se dirigían a un acto preelectoral en la Universidad Autónoma de Barcelona. Muestran su «estupor» ante semejantes hechos y no comprenden cómo la violencia puede estar presente en el ámbito universitario.