Alemania confía en su pasado; España, en su futuro

Lucía Santiago (EFE)
-
Alemania confía en su pasado; España, en su futuro - Foto: EFE

El conjunto de Jorge Vilda llega con grandes cambios en el banquillo al Mundial de Francia y con el reto de llegar más allá de la fase de grupos del torneo, su techo internacional por el momento

Una campeona, una aspirante, una debutante y una selección con una tradición arraigada componen la variopinta escena del Grupo B, donde las ambiciones de Alemania, España, Sudáfrica y China están notablemente diferenciadas.

Para la selección alemana, igualar su propia historia en el torneo pasa por ceñirse la corona. En 2003 y 2007 encadenó un doble éxito, inigualable hasta la fecha en un Mundial femenino.

La selección española, en cambio, persigue su primera victoria, con el horizonte abierto más allá de la inicial fase de grupos, su techo en 2015 en Canadá.

Sin embargo, el fútbol femenino chino sí presume de un historial egregio. Las Rosas de Acero fueron subcampeonas del mundo en 1999, bajo la dirección de Ma Liangxing. En la última edición, el conjunto asiático pisó los cuartos de final, como en 1991, 2003 y 2007. En 1995, en cambio, terminó en cuarto lugar.

La escuadra sudafricana, por su parte, se estrena en un Mundial femenino sin ninguna exigencia u obligación tras su pretendido ingreso en el top-50 del ránking FIFA.

Para las Banyana Banyana, la competición comenzará el 8 de abril en Le Havre, ante la selección española. La Roja afronta la cita como un segundo demarraje, tras su errático paso por el Mundial de Canadá 2015. Aquel periplo concluyó con el adiós de Ignacio Quereda, el seleccionador que guió los pasos del fútbol femenino español durante 27 años, tras una carta en la que las 23 internacionales demandaron un cambio de mando. "La preparación del Mundial no ha sido la correcta, los amistosos inexistentes, la aclimatación escasa, el análisis de los rivales y la forma de preparar los partidos insuficientes", "esta ha sido la dinámica durante mucho tiempo", expusieron entonces las 23 internacionales españolas.

Algunas de ellas, como Leire Landa, Eli Ibarra o Natalia Pablos, no siguen en activo. Otras, como Ainhoa Tirapu, Ruth García, Erika Vázquez, Priscila Borja, Sonia Bermúdez o Vero Boquete, no aparecen en la convocatoria de Jorge Vilda.

La veteranía se ha ido convirtiendo en algo prescindible para el técnico español, cuya apuesta de futuro pasa por Nahikari García, Mariona Caldentey, Aitana Bonmatí o Patri Guijarro y por un bloque titular que parece asentado, con Irene Paredes, Marta Torrejón y Amanda Sampedro ejerciendo la capitanía.

Esa renovación con respecto al Mundial de Canadá se dio igualmente en los combinados de Alemania, favorito a ocupar la primera plaza del Grupo B; y de China, aspirante a la segunda o tercera posiciones, que asimismo podría resultar valedera para estar en los octavos de final del torneo.