González Rivas destaca la importancia de la universidad

B.M
-

El presidente del Tribunal Constitucional pronunció la lección de apertura del curso en la UCAV, universidad que quiere seguir creciendo en grados, másteres y doctorado

La Universidad Católica de Ávila (UCAV) abrió de forma oficial su nuevo curso académico con la lección inaugural pronunciada por el presidente del Tribunal Constitucional, que ahondó en los 40 años de este órgano y que se refirió a la importancia de la universidad para el desarrollo en Ávila. 
Su discurso pudo ser seguido por la Consejera de Educación, Rocío Lucas, también presente en este acto en el que la rectora de la UCAV, María del Rosario Sáez Yuguero, puso de manifiesto que comienzan el curso con un aumento del diez por ciento en el número de estudiantes y «consolidando» las titulaciones que tienen, este año con la primera promoción de Educación Infantil y Primaria. La Universidad Católica de Ávila cuenta este curso con unos 3.000 estudiantes en títulos oficiales y 4.000 en los títulos propios «muy específicos para adquirir competencias profesionales». Aseguró que se quiere seguir trabajando para hacer de Ávila «una ciudad universitaria» y destacó que aunque el 70 por ciento de los alumnos son de fuera de Castilla y León, muchos en las modalidades on line y semipresencial, los profesores y sus familias viven en Ávila y con ello se contribuye a aumentar la población.
La rectora se refirió además al mapa de titulaciones que se está abriendo en Castilla y León y que se quiere aprovechar para ampliar la oferta formativa con un máster en Psicología, un nuevo programa de doctorado y con un grado novedoso en Ciencias Policiales en colaboración con la Escuela Nacional de Policía.
González Rivas destaca la importancia de la universidadGonzález Rivas destaca la importancia de la universidadEn este contexto, María del Rosario Sáez Yuguero se refirió a la importancia de la UCAV como una universidad «pequeña y modesta pero significativa dentro de Ávila y del conjunto de universidades de Castilla y León».
Precisamente el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, destacó el papel de la universidad y no dudó tampoco en realzar los lazos que le unen con Ávila, donde nació (precisó que en la calle de San Roque) y desarrolló una parte de su carrera, con sus inicios en Piedrahíta, comentando también su conocimiento de la provincia. Además, habló de la importancia del «fortalecimiento de la institución universitaria». En concreto se refirió a la necesidad de «fructificar las actuaciones necesarias para que el desarrollo de la vida universitaria en esta importante ciudad histórica adquiera las dosis de prosperabilidad, desarrollo y satisfacción». 
Hizo estas declaraciones momentos antes de pronunciar su lección inaugural, ‘El Tribunal Constitucional en el Estado de Derecho ante la proximidad de su 40 aniversario”,  que aprovechó para hablar del Alto Tribunal y de su papel a lo largo de sus 40 años de historia. Sobre su intervención, destacó que pretendía sintetizar la función del Tribunal Constitucional en el Estado de Derecho, sus relaciones con los restantes poderes del Estado y cómo el próximo año se celebrará el 40 aniversario «de esta institución tan fundamental en nuestra vida pública». Se trata de años en los que se han aportado «criterios jurisprudenciales de singular relevancia que han supuesto la interpretación auténtica de nuestra Constitución y el desarrollo de los preceptos constitucionales» por lo que señaló que el Constitucional es de «ineludible importancia» por ser esencial «en la estructura del Estado».
Habló en su discurso de que «nuestro texto constitucional no es fruto de la improvisación» y quiso rendir un homenaje a los ponentes constitucionales y a los diputados y senadores que hicieron posible que se aprobara la Constitución. Una Constitución donde se ve la «sumisión de la administración a la ley y al derecho» y la «sujeción de todos los poderes públicos a la Constitución y al orden jurídico».
Destacó además que el Estado de Derecho tiene una doble proyección como estado democrático en el que se desarrollan derechos fundamentales y libertades públicas como la igualdad, libertad ideológica, libre circulación, derecho al honor o libertad de expresión, pero también un estado social con protección al medio ambiente, salud, derecho a una vivienda digna o prestaciones sociales.
Y en este contexto el Tribunal Constitucional se erige en «pieza fundamental» para supervisar y garantizar «la supremacía de la Constitución» y la «interpretación de nuestro sistema constitucional».
Y aunque evitó González Rivas pronunciarse sobre la situación en Cataluña dada su función institucional, sí que aseguró que lamentaba los «incidentes» que se han producido y afirmó que «previsiblemente se producirán uno o varios recursos» tras la sentencia del Tribunal Supremo en el ‘procés’. En el propio discurso mostró además  su «afecto y reconocimiento a las labores diarias del Cuerpo Nacional de Policía» y a sus esfuerzos en «la defensa de los derechos y libertades», viendo «con preocupación la evolución de algunos de sus dignos representantes».
La consejera de Educación, Rocío Lucas aprovechó para defender la necesidad de un nuevo mapa de titulaciones para las universidades de Castilla y León y una prueba única para la EBAU. 
«Desde la Junta de Castilla y León es prioritaria la apuesta por las universidades», aseguró la consejera de Educación, y por ello esta «va a ser la legislatura donde las universidades van a tener un gran protagonismo con la necesidad de abordar entre todas un nuevo mapa de titulaciones». Este trabajo se realiza una vez que ya ha finalizado el mapa de titulaciones acordado en la anterior legislatura por lo que se están en disposición de poner sobre la mesa un nuevo acuerdo para la presente, pero también abordar «aspectos fundamentales como la mejora de las tasas». En este sentido destacó el «esfuerzo considerable» realizado por la Junta de Castilla y León, con la bajada de tasas en un 20 por ciento en este curso y un cinco por ciento el anterior, en lo que se quiere seguir incidiendo para ponerse en la media de tasas universitarias.
Además, aseguró que seguirán reivindicando «aspectos fundamentales como es la EBAU única», donde han visto que por de los ministerios afectados se planteaban la posibilidad de hacer grupos de trabajo en los que, aseguró, quieren que participen las comunidades autónomas. Todo ello porque consideran que es «justo, equitativo y que para el alumnado de Castilla y León, teniendo un distrito único, tiene que existir una prueba de la EBAU única y homogénea». Por ello, desde la Consejería se quiere más homogeneidad para que «no haya aspectos que distorsionan» porque una décima puede suponer que un alumno estudie un grado y otro y de ahí que se quieran buscar puntos de acuerdo.
También seguirán trabajando «por mejorar las becas y las ayudas a estudios y seguir impulsando el ámbito universitario porque es fundamental para la comunidad que las universidades se impliquen en ese problema de mejora de la población como elemento fundamental para el desarrollo y transformación de la sociedad de Castilla y León», aseguró la consejera de Educación.