El sabor de la Semana Santa, a domicilio

M.E
-

La panadería Rafael Hernández de Muñogalindo se 'reinventa' para amortiguar la caída de las ventas con un sistema de reparto de hornazos hasta la capital que ha tenido buena acogida

El sabor de la Semana Santa, a domicilio

Nos habremos quedado sin procesiones, sin ver a nuestros familiares ni amigos y sin disfrutar de las vacaciones en espacios al aire libre o en la hostelería local, pero en muchas casas abulenses lo que no ha faltado en esta Semana Santa ha sido el hornazo. Muchos habrán adquirido este sabroso producto a base de huevo, chorizo y masa de pan, el bocado más típico del Domingo de Resurrección, en los diferentes establecimientos de la capital y la provincia que se mantienen abiertos, siendo como es la panadería una actividad esencial, pero para los que no han querido desplazarse a las tiendas por la amenaza del coronavirus se ha planteado una alternativa que ha tenido una buena acogida.
La panadería bollería Rafael Hernández de Muñogalindo ha puesto en marcha un servicio de reparto a domicilio con encargo por teléfono y WhatsApp para llevar hasta la capital abulense todo el sabor de la Semana Santa y ayudar a que esta tradición tan arraigada no se pierda por la expansión del COVID-19.  
Nos lo cuenta Javier Narrillos Hernández, uno de los responsables de esta empresa familiar, quien apunta que todo partió de los propios clientes. «Algunos siguen viniendo a Muñogalindo pero otros nos preguntaron si cogíamos encargos de Ávila y decidimos hacerlo». Yes que, señala, «todos hemos entendido que esta situación es excepcional», así que optaron por adaptar y reforzar las rutas que ya tenían establecidas para la venta habitual en los pueblos para «poner empeño» y llegar a capital. «¿Cómo nos vais a dejar sin hornazo?, nos decían».