La Junta pide «un cambio de mentalidad» a los pescadores

Mayte Rodríguez
-

La responsable de Medio Ambiente niega un aumento de los cotos y defiende la creación de las «aguas en régimen especial», tramos «gratuitos» pero en los que hay «un cupo»

Rosa San Segundo.

La reciente entrada en vigor de la nueva Ley de Pesca de Castilla y León y de la orden que la desarrolla ha traído consigo las quejas de pescadores tradicionales, sobre todo de la comarca del Tormes, de las que este diario les ha informado en los últimos días y que hoy completamos con la versión que la Junta de Castilla y León tiene de este controvertido asunto. A preguntas de esta Redacción, la jefa del Servicio Territorial de Medio Ambiente, Rosa San Segundo, niega tajantemente que a raíz de la nueva normativa  se hayan incrementado los cotos de pesca en Ávila   y que esta ley tenga afán recaudatorio, tal como sostienen los aficionados descontentos.  
Si bien es cierto que la principal novedad de la normativa es que elimina «los tramos libres de pesca con muerte» con carácter general, en la provincia de Ávila se permite pescar con muerte en diez tramos de río considerados «aguas de régimen especial» en los que se han establecido unos «cupos» de truchas para que la pesca de esta especie autóctona en ellos no sea indiscriminada, explica San Segundo. Eso sí, los pescadores interesados en pescar en ellos deben «pedir un pase gratuito» con el fin de que se cumpla esa limitación en número de los ejemplares que se pesquen cada día. Para ello, «deben llamar al teléfono 012 o contactar con la web de la Junta de Castilla y León, no es necesario que vengan en persona a la oficina», señala.
San Segundo dice entender que a «los pescadores tradicionales, los que siempre han vivido cerca de esos ríos, les cueste» adaptarse a esta novedad que, admite, exige «un cambio de mentalidad», pero  confía en que  poco a poco los aficionados se irán adaptando.
La responsable justifica la creación de los tramos en régimen especial en la necesidad de «hacer un aprovechamiento sostenible» del recurso natural que constituye la  «trucha autóctona».

LEA LA NOTICIA AMPLIADA EN LA EDICIÓN IMPRESA