La sanidad ganadera alcanza el mejor resultado histórico

SPC
-

Esta mejora sanitaria conlleva la posibilidad de ampliar el mercado de las explotaciones ganaderas, ya que podrán acceder a los mercados internacionales sin pruebas previas

Las explotaciones están prácticamente libres de enfermedades animales. - Foto: Jesús J. Matías

Los resultados sanitarios de la cabaña ganadera bovina, ovina y caprina de Castilla y León muestran la mejor tendencia de la serie histórica, con ningún positivo en brucelosis y seis provincias -León, Palencia, Burgos, Segovia, Valladolid y Zamora- por debajo del uno por ciento en tuberculosis bovina. Además, desciende el número de explotaciones positivas en Ávila y Salamanca.
Esto permitirá cambiar el protocolo sanitario este año e introducir medidas de flexibilización que recoge el Programa Nacional de Erradicación en las seis provincias con baja prevalencia en tuberculosis, mientras que en lo relativo a brucelosis, la Comunidad cuenta ya con cinco provincias ya declaradas libres de esta enfermedad.
En relación a la tuberculosis bovina, ha descendido nuevamente la prevalencia. Así, el número de explotaciones positivas se ha cifrado en un 1,4 por ciento lo que supone que, desde el inicio de legislatura que se partía con datos próximos al dos, el número de explotaciones positivas ha caído un 26 por ciento.
Pero el mayor avance sanitario en 2018 se centra en seis provincias castellanas y leonesas que han logrado un número de explotaciones positivas que permite, de acuerdo al Programa Nacional de Erradicación de Tuberculosis Bovina, aplicar el protocolo de flexibilización en todas las unidades veterinarias con prevalencia menor del 1 por ciento.
  Así, en las explotaciones con máxima calificación sanitaria (T3H) no se aplican restricciones en el movimiento de terneros. Este es el caso de León -donde se han detectado un 0,25% de positivos-, Burgos (0,3 por ciento), Palencia (0,5 por ciento), Segovia (0,4 por ciento), Valladolid (0,25%) y Zamora (con 0,17).
El censo de animales bovinos de Castilla y León aumenta debido a la mejora sanitaria y las posibilidades de mercado que esto conlleva. Así, desde 2015, ha crecido en más de 46.000 animales.

Aumento del mercado. La mejora sanitaria conlleva la posibilidad de ampliar el mercado de las explotaciones de Castilla y León, ya que la nueva normativa permite a la Comunidad calificar de oficio a los cebaderos ubicados en los municipios calificados, según informó la Junta.
Esto supone que el 86 por ciento de los cebaderos de Castilla y León pueden acceder a todos los mercados internacionales sin pruebas previas de tuberculosis, lo que permite una flexibilización de movimientos como demanda el sector. Esta mejora es más evidente en Ávila y Salamanca, donde han pasado de un 18,6 por ciento y un 7,3 por ciento respectivamente, a un 71,7 por ciento y 76,7 por ciento en la actualidad.