La ilusión vuelve por Navidad

Agencias - J. Villahizán (SPC)
-

Casi toda la sociedad española jugará algún décimo en el tradicional Sorteo del próximo 22 de diciembre, una cita obligada para tentar a la diosa Fortuna

La ilusión vuelve por Navidad

Es el sorteo de Lotería más esperado del año, aquel en el que una gran mayoría de españoles, siete de cada 10, juega algún décimo o participación y prueba suerte, y en el que muchos de los presentes confía en conseguir una pedrea cuando no el premio Gordo. El Sorteo Extraordinario de Navidad del 22 de diciembre es una tradición nacional llena de ilusiones y anticipo de las fiestas.
La rifa de Navidad es el mayor sorteo de boletos del mundo, un acontecimiento en el que se implica toda la sociedad, ya sea con compras individuales, repartos con familiares y amigos o distribución por asociaciones y clubes de diverso tipo. El objetivo siempre es el mismo: jugar, participar, divertirse, ilusionarse, compartir y si es posible ganar.
Este arraigo en la sociedad lo demuestran las cifras que envuelven a este sorteo navideño. Más de 24 millones de residentes en España mayores de edad compran participaciones del Gordo de Navidad, que vendió cerca de 2.900 millones de euros el año pasado. 
Con este volumen de cifras se entiende que el 70,2 por ciento de los residentes en España entre 18 y 75 años afirme haber comprado Lotería de Navidad, según recoge el estudio Percepción social sobre el juego de azar en España de la Universidad Carlos III de Madrid. Se trata de un porcentaje tan elevado que puede asegurarse que prácticamente toda la población, directa o indirectamente, participa en este  emblemático sorteo. Tan solo hay dos excepciones a esta regla: uno de cada cuatro jóvenes de entre 18 y 25 años dice recordar haber jugado en Navidad y entre los no jugadores declarados solo el 11,5 por ciento admite haber comprado. 
«La Lotería del 22 de diciembre tiene tal presencia en la cultura nacional que su sorteo es visto por más de la mitad de los españoles como el comienzo de la Navidad. Esto lleva a considerar el intercambio de participaciones como un acto social, una forma de estrechar relaciones con amigos, familiares, compañeros de trabajo y, en general, con quienes nos caen bien», explica Josep Manuel Iborra, presidente de la Agrupación Nacional de Asociaciones de Administradores de Loterías (Anapal).
Casi todos los que participan en el Sorteo lo hacen comprando décimos o participaciones en papel, si bien el porcentaje de quienes los adquieren por internet ha crecido hasta el 5,6 por ciento. La mitad de los jugadores juegan con boletos comprados en administraciones o vendedores ambulantes, mientras que el resto se divide entre quienes llevan billetes y también participaciones de asociaciones, colegios o clubes deportivos y un 7,5 por ciento que solo juega números de estas asociaciones, lo que sugiere un alto grado de compromiso social en la adquisición ya que estas participaciones son una fuente esencial de financiación de muchas agrupaciones y organizaciones.
Una de las razones más poderosas para adquirir Lotería en Navidad es la costumbre, sucede en el 90 por ciento de los casos, pero quienes la compran son conscientes de que hay algo así como una redistribución aleatoria de los recursos. En este contexto, seis de cada 10 jugadores admite que si tocase algo ya vendría bien y el mismo porcentaje opina que hay que tentar a la suerte, por si acaso.
68 euros de gasto medio. Los españoles siguen fieles al tradicional Sorteo de Navidad. Si el año pasado la media del gasto por ciudadano rozaba los 67,5 euros, en 2019 las previsiones  aumentan hasta los 68,48 euros de media, según los datos de consignación por habitante de la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (Selae), que advierte que este dato corresponde a las estimaciones de venta que hace a la hora de enviar los boletos a las administraciones, aunque más tarde siempre hay una proporción de décimos que se quedan sin vender.
Por regiones, la comunidad que más gasta por habitante es Castilla y León, con una media de 105,70 euros, seguida de Asturias (99,36 euros), La Rioja (96,32), Aragón (94,11 euros), Cantabria (85,83 euros) y Madrid (82,75 euros). En el lado opuesto se  encuentran las ciudades de Melilla (13,72 euros) y Ceuta (16,88 euros), seguidas de Baleares (42,61 euros) y Canarias (46,44 euros).
Ahora, ya solo queda esperar al 22 de diciembre y confiar en que la diosa Fortuna reparta su habitual lluvia de millones por toda España.