Triunfo para creer

Área 11
-
Triunfo para creer - Foto: Belén González

El Ávila Auténtica se aferra a la permanencia con una importante victoria en la cancha de La Roda, al que además supera en el basket average

Victoria para la esperanza después de tres derrotas consecutivas de un Ávila Auténtica Carrefour el Bulevar que consiguió vencer a domicilio al Jafep Fundación Globalcaja La Roda después de un partido muy serio, tanto en ataque como en defensa. El choque estuvo muy igualado hasta el descanso pero en el reinicio los abulenses consiguieron mejorar en todos los aspectos, sacó una buena renta y después supo mantenerla e incluso aumentarla jugando con inteligencia y acierto.
Una pérdida abulense y un triple del local Adon supusieron el inicio de un partido que comenzó muy fuerte, pues Manu Vázquez contestó con otro triple en el que además sacó la falta de Adon, y aunque no consiguió meter el tiro libre el equipo acabaría anotando bajo aro por mediación de Faye. No sólo eso, después los verderones defendieron bien por dos veces y aumentaron su parcial hasta el los nueve puntos gracias a la conexión con el pívot senegalés, 3-9 en dos minutos. 
La Roda cortó la racha rival con otro triple, de Ibáñez, pero los albaceteños siguieron teniendo muchos problemas ofensivos y las constantes pérdidas provocaron que el Ávila  Auténtica hiciera mucho daño al contragolpe, 6-13 un minuto más tarde. El Ávila Auténtica había comenzado mejor, con Cazorla dirigiendo bien al grupo y cargando el juego sobre un Faye muy activo, pero también mostrando muchos más recursos, máxima con el 8-16 tras triple de un Dziuba que liberado demostró también tener buena mano. Con todo a favor el equipo se atascó y La Roda pudo hasta correr para apuntarse en segundos un parcial de 8-0 que tras el segundo triple de Ibáñez suponían la igualada, 16-16 superado el ecuador del cuarto y tiempo muerto de Sergio Jiménez. 
De vuelta al juego el Ávila Auténtica siguió fallando mucho, también todos los tiros libres, y durante tres largos minutos el choque se convirtió en un correcalles marcado por los errores; hasta que el local Adon machacó el aro para adelantar a los suyos justo antes de lesionarse en un tobillo, 18-16. En esos dos minutos el Ávila recuperó el pulso y la iniciativa, 20-22.
Volvió el acierto en el inicio del segundo y el electrónico alternó a favor de unos y otros sin que ninguno pudiera agarrar ventajas significativas, 29-29 en tres minutos tras otro triple de Dziuba.
Ahora los discípulos de Eduardo Cla’vero defendían mejor su pintura y eso les hacía mejores, pero cuando el Ávila Auténtica apretó también atrás consiguió generar superioridades y sacarle partido en el luminoso, 31-37 en el ecuador y tiempo muerto local. De vuelta al juego el local Iroegbu encestó su segundo triple y seguidamente un especialista como Herrero, muy bien maniatado hasta entonces, hacía el primero de su lista, 37-37. 
Todo estaba muy igualado, los errores y los aciertos, y el enfrentamiento discurría vistoso bonito de ver para el espectador, cuando Dziuba tuvo que retirarse a falta de tres tocado en una rodilla y no volvería hasta el paso por los vestuarios. De ahí al descanso volvieron los errores y todo se trabó de golpe, otra vez hasta los tiros libres, por lo que el marcador se movería con lentitud. Al receso 42-45.
En el reinicio dos canastas rápidas del Ávila Auténtica provocaron que el entrenador local Eduardo Clavero parara el juego rápido. Pero de vuelta a pista los suyos no mejoraron y los visitantes se apuntaron una nueva máxima con el 44-53 en dos minutos, que superado ecuador del periodo se mantenía y llegaba a la decena, 47-57.
A La Roda se le acumulaban las indecisiones y Dziuba intimidando o con un gancho inverosímil, más un Mulero enorme anotando o dando espacios y un Cazorla que exhibía triple; generaban multitud de problemas a su oponente, 49-64 a falta de tres. De ahí al final del cuarto el Ávila Auténtica alargó más sus ataques pendiente de un reloj que en gran medida marcaba un nuevo tempo de juego, pero aunque no conseguiría el acierto necesario para matar el encuentro no desaprovechó la ocasión de retratar a los rodenses en sus múltiples despistes. Al final del tercer periodo 55-68.
Un triple de Alfonso Ortíz en el primer ataque verderón parecía un inicio perfecto, nueva máxima con el 55-71, y así sería al menos durante los tres primeros minutos, porque a los manchegos se les encogieron ideas y brazos y cedieron más renta, 58-75. Con todo a favor para conseguir el triunfo los amarillos se contagiaron de las dudas y los verdinegros consiguieron un parcial de 7-0 que metió el miedo en el cuerpo a un Sergio Jiménez que paró el juego con mucho criterio, 65-75. 
De vuelta al juego y en segundos Berni García y Ortíz encestaron de tres, aunque también el local Nzege, y el choque entró en una espiral de velocidad donde a La Roda le entraron la prisas, 68-84 a falta de tres y tiempo muerto local. Y ya no hubo nada más de interés, porque con lo que quedaba y la diferencia existente en el luminoso bastaron para convencer a los rodenses, que incluso en el tramo final sufrieron ante la calidad de Mulero e incluso de un Faye que también vio aro de tres. A la conclusión 72-93, con victoria y basket average para los abulenses.