El acceso al Castañar, según la ordenanza todo el año

B.M
-

La alcaldesa, María del Mar Martín, indica que quieren un «bosque de salud» por lo que se respetará que solo suban 50 vehículos y habrá autobús en festivos, fines de semana y momentos concretos

El acceso al Castañar, según la ordenanza todo el año

Con la intención de que el Castañar de El Tiemblo sea un «bosque de salud» y lograr repartir la afluencia de visitantes en todas las estaciones, el Ayuntamiento tembleño ha decidido que cumplirán la ordenanza que regula el mantenimiento y ordenación de este bosque centenario durante todo el año. Es decir, que lo que hasta ahora se conocía como ‘regulación’ y que se llevaba a cabo habitualmente entre los puentes de octubre y diciembre se mantendrá todo el tiempo con la intención de concienciar a la gente.
Será desde este mismo viernes cuando se  ponga en marcha el cumplimiento de esta ordenanza, que la alcaldesa, María del Mar Martín (Por Ávila), critica que el Partido Popular –antes gobernando en el Ayuntamiento– no cumplía.
«No será unos meses sí y otros no», insiste, porque tienen «un compromiso para que sea un bosque de salud» y por ello se colocará la cartelería necesaria como uno de los pasos para comenzar a caminar en este sentido. Y con ello se busca fundamentalmente repartir la afluencia de la gente al Castañar porque «es muy bonito en todas las estaciones» y ahora es «exagerado»  en determinados momentos, insiste la alcaldesa.
Martín es consciente de que tienen por delante un importante trabajo de comunicación, de ahí la cartelería para dejar claras los normas que hay que cumplir, las normas para la utilización, acceso, uso y disfrute del Castañar para su mejor preservación como parte indispensable para el equilibrio ecológico y la calidad de vida, como bien indica la ordenanza, alabada por la alcaldesa.
En un sentido práctico esto quiere decir que sólo se dejarán subir al Castañar a 50 vehículos, correspondiendo con las plazas de aparcamiento existentes (hay tres de movilidad reducida) y sin que se pueda «aparcar en los laterales».
Lo que sí habrá es un autobús que pasará cada hora (subiendo por primera vez a las 9,00 y bajando por última a las 17,00 horas) para facilitar el acceso. Este autobús estará, en principio, disponible los festivos y fines de semana y en momentos concretos de más afluencia como puede ser la semana del 28 de octubre o la primera de diciembre. En todo caso, van a ver «cómo se desarrolla en estos tres meses», pero de momento el autobús comenzará el viernes.
Lo que sí se mantiene es el aparcamiento de abajo, a partir del cual comenzar el ascenso hacia el Castañar y los precios que indican la ordenanza con seis euros para vehículos, 60 para autobuses, seis para motos, diez para quads, tres para bicicletas y dos para personas. Es decir, cualquier persona que suba tendrá que tener el comprobante (el autobús es gratis), que se podrá adquirir a diario en la oficina del Ayuntamiento y los fines de semana en el control de acceso.
Lo que sí supone una novedad es que acceso se controlará también desde el interior del Castañar, «lo que nunca ha pasado», por lo que es importante que las personas guarden su resguardo puesto que se lo pueden pedir. Esto supone una vigilancia especial que se hará más visible cuando se vea más afluencia de gente.
Evidentemente se mantiene el carné ‘Amigos de Castañar’ que hace posible el acceso gratuito y que está disponible tanto para personas empadronadas o que tengan una vivienda en El Tiemblo.
Lo que se pretende desde el Ayuntamiento es también fomentar el uso de ruta alternativas en la zona, con otros parajes, puesto que se cuenta con «zonas muy bonitas para visitar». También se busca que la gente compre su tiques con antelación.
Lo que también se permitirá, sobre todo por las excursiones que ya están contratadas, es la subida de autobuses de las excursiones, que podrán dejar a los visitantes, bajar, y después volver a recogerlos.
La ordenanza de regulación indica que quien incumpla las normas (encender fuego, manipulación de los árboles, dañar a la fauna...) puede enfrentarse a multas entre 30 y 30.000 euros, según la gravedad.