Pueblos llenos de madrileños en casa

Mayte Rodríguez
-

El éxodo masivo de residentes en la Comunidad de Madrid hacia todas las comarcas de la provincia de Ávila ha llevado a varios ayuntamientos a emitir bandos en los que se les conmina a permanecer en sus domicilios para proteger la salud de los vecinos

Pueblos llenos de madrileños en casa - Foto: Fernando Chinarro Fuentes, Fernando Chinarro Fuent

La cercanía de Ávila con la Comunidad de Madrid y el hecho de que miles de personas con raíces en nuestra provincia residan en la región vecina ha dado lugar a un éxodo masivo de madrileños hacia nuestros pueblos que arrancó a comienzos de semana, con el cierre de los colegios madrileños, y ha ido aumentando progresivamente a medida que avanzaban las jornadas y la crisis sanitaria se recrudecía, llegando a su punto álgido este fin de semana. El resultado es que ahora mismo apenas hay pueblos abulenses sin madrileños. Desde localidades grandes muy ligadas a la Comunidad de Madrid como Sotillo de la Adrada o El Tiemblo  hasta pueblos pequeños como Las Berlanas pasando por municipios medianos como El Hoyo de Pinares, por poner solo algunos ejemplos, han visto cómo aumentaba la llegada de ciudadanos procedente de Madrid. El caso de Las Navas del Marqués es flagrante porque su población habitual se ha triplicado estos días como consecuencia de la llegada masiva de madrileños. Prueba de ello es que durante la mañana de este sábado la  afluencia de personas en la avenida Principal del municipio era similar a la del mes de julio, según los testimonios recogidos entre vecinos y comerciantes por José María Mateos. Uno de los supermercados de Las Navas, de hecho, se vio obligado a cerrar por falta de existencias. 
La excepcionalidad que estamos viviendo, que afecta directamente a la salud, ha dado lugar a una situación inédita: la presencia de quienes habitualmente son bienvenidos en nuestros pueblos,  ahora ha levantado suspicacias entre los vecinos por una única razón : la Comunidad de Madrid es el principal foco del coronavirus, una enfermedad muy contagiosa que afecta especialmente a  las personas mayores, que son precisamente quienes mayoritariamente viven en el medio rural abulense. 
Esta circunstancia ha llevado a varios alcaldes de pueblos abulenses a hacerse eco de ese malestar ciudadano y  emitir bandos en los que, directamente, piden a los madrileños apelando a la «responsabilidad» que no se desplacen a sus respectivos municipios y que, si lo ya están allí, permanezcan en el interior de sus casas.  En San Bartolomé de Pinares, por ejemplo, su ayuntamiento pide a quienes hayan viajado hasta allí procedentes de Madrid que «permanezcan en aislamiento domiciliario durante mínimo 14 días (o lo que las autoridades sanitarias recomienden, si la situación empeora), evitando cualquier tipo de contacto con otros vecinos», informa el bando, que advierte además de la posibilidad de que «el incumplimiento de esta medida» pueda ser sancionado.
Pueblos llenos de madrileños en casaPueblos llenos de madrileños en casaEs mas, el Ayuntamiento de San Bartolomé de Pinares no solo hace un llamamiento a la «responsabilidad» que conlleva «pensar en el bienestar y la salud de nuestros vecinos, principalmente de edad avanzada», sino que además apela directamente al corazón, a las raíces sentimentales y familiares que las personas a las que el bando va dirigido tienen en San Bartolomé de Pinares. Por «amor a nuestro pueblo», exhorta el bando. En el mismo sentido se expresa el Ayuntamiento de Villafranca de la Sierra, cuyo bando arranca con la frase ‘Por amor a tu pueblo’ y pide a los madrileños que ya están allí que cumplan los 14 días de cuarentena. 
También la alcaldesa de Las Berlanas, Hermelina del Pozo, ha publicado un bando en el que, entre otras recomendaciones, hace saber a «todos los visitantes que hayan llegado estos días desde zonas de riesgo (Comunidad de Madrid, País Vasco) que deben permanecer en sus casas». 
. Uno de los primeros alcaldes de la provincia de Ávila que emitió un bando en este sentido, en su caso instando directamente a los madrileños a no viajar al pueblo fue el de Pedro Bernardo, David Segovia, que ya el jueves pidió «por favor» a «todos los cuchareros» que «os abstengáis de visitarnos en lo que se estabiliza la situación sanitaria», dice el bando, en el que el propio regidor confiesa que la envergadura de la pandemia «obliga a adoptar medidas que a veces van contra nuestros principios».
Pueblos llenos de madrileños en casaPueblos llenos de madrileños en casaSu petición no cayó en saco roto. Al contrario. «Sé de cuchareros que vieron el bando por redes sociales cuando ya estaban en carretera hacia Pedro Bernardo y se dieron la vuelta a Madrid», nos contaba este sábado, satisfecho no solo por eso sino también porque «los que están ya en el pueblo, permanecen en sus casas como el resto de los vecinos».
Calles vacías, bares cerrados, parques y otros espacios públicos vallados y apenas gente a pesar de que el día salió soleado y con temperaturas más que agradables. A diferencia de Las Navas del Marqués, éste era el panorama dominante ayer no solo en Pedro Bernardo, sino en muchos otros pueblos de la provincia de Ávila. Los testimonios recogidos por esta Redacción así lo atestiguan. 

Pueblos llenos de madrileños en casaPueblos llenos de madrileños en casaIgual que en Navaluenga o Pedro Bernardo, en muchos otros pueblos todos los establecimientos de hostelería permanecen cerrados hasta nuevo aviso.También la estampa que ofrecía este sábado Arenas de San Pedro era insólita: calles vacías y comercios cerrados. Además, un buen número de ayuntamientos decretaron el cierre de edificios de titularidad municipal: pabellones deportivos, bibliotecas, así como parques infantiles, campos de fútbol, etc.   Desde Maello hasta Mijares pasando por Las Navas del Marqués, por citar solo algunos. Igualmente, se han suspendido actividades colectivas organizadas por los ayuntamientos, como es el caso del de Madrigal de las Altas Torres, que en un bando decretado por su alcaldesa, Ana Isabel Zurdo, cancela las clases de pilates, yoga, zumba y ensayos, así como el mercadillo de los lunes.