Al Real Ávila le duele el alma

A.S.G.
-

Rubo, que tendrá que pasar por el quirófano por la rotura del ligamento acromio-clavicular, y Ortiz, con rotura fibrilar, vuelven a centrar la mirada en la enfermería encarnada, triste protagonista en este arranque de curso

Al Real Ávila le duele el alma - Foto: David Castro

Hubo tres goles para tres puntos, pero no hubo festejos sobre el césped. No había muchos motivos, pese a que el equipo había recompuesto el ánimo con un 3-0 sencillo y contundente ante unMirandés B que les concedió un penalti a favor sin discusiones y un error en el área poco menos que infantil, como después señalaría su entrenador. No hubo caras de alergia entre los encarnados cuando acababan los 90 minutos. Porque el triunfo ante el filial rojillo exigió un precio demasiado alto. Si en el minuto 9 era Diego Ortiz el que abandonaba el terreno de juego con una rotura fibrilar de la que parecía recuperado y que le tendrá cerca de un mes –previsiones iniciales– fuera de los terrenos de juego, en el 81’ era Rubo el que dejaba el campo camino del hospital. No hacía falta diagnóstico para saber que la cosa no pintaba bien. Y no lo hizo.
El delantero encarnado deberá pasar por el quirófano por la rotura del ligamento acromio-clavicular. Aún no hay fecha para su operación –«será cuanto antes» señalan desde el club– como tampoco hay fecha para su regreso. Pero lo que hay es una evidente preocupación en el equipo. No sólo porque Ortiz, uno de los jugadores ‘fetiche’ de Prado, y Rubo, goleador del equipo y principal recurso ofensivo de los encarnados, son dos piezas importantes, sino porque las lesiones, algunas de larga duración, se están convirtiendo en un quebradero de cabeza para JonathanPrado, que parecía que volvía a sonreír con la recuperación de Peli y Mayorga.
La enfermería vuelve a estar de actualidad. Lo lleva siendo desde el pasado mes de junio, cuando SergioMayorga se ‘rompía’ la rodilla. Cuatro meses después el abulenses volvía a saltar al campo frente a un Mirandés B ante el que también regresaba Peli tras un mes de baja por una rotura fibrilar que sufría ante el Júpiter Leonesa B en el Área de Puente Castro, donde Damián también tuvo que abandonar por problemas físicos.
Caen Rubo y Ortiz y se unen a Rubén Ramiro, Garretas y Rafa Álvarez.Cayó RubénRamiro en la Eragudina, ante el Astorga, cuando mejor estaba. 27 minutos duró en el campo cuando una fuerte entrada le llevó al vestuario.Desde entonces el extremo madrileño está parado. Pendiente de pruebas, enfoca la recuperación, pero desde el club no quieren prisas ni sorpresas. Es la misma zona afectada –cuádriceps– que el curso pasado y la prioridad es la recuperación total.
Y para largo van las lesiones de Rafa Álvarez y Garretas.  El sevillano, que llegó a jugar ante el Júpiter Leonesa B y Becerril tras superar problemas físicos en pretemporada, está parado por una pubalgia. Garretas ni siquiera ha llegado a debutar. Ni en temporada ni pretemporada. Sus problemas se alargan desde la temporada pasada y sus cervicales le tienen en dique seco sin fecha.