«Tengo cero ganas de volver a tocar un rodillo»

A.S.G.
-

David González vuelve a sentirse ciclista con la vuelta a los entrenamientos. «Con todo lo que estaba pasando lo mínimo era quedarse en casa». Ahora toca recuperar la forma «y estar preparados por si podemos volver a correr este año»

«Tengo cero ganas de volver a tocar un rodillo»

El ciclismo vuelve a tener su espacio en las carreteras abulenses, huérfanas de los habituales durante estos meses. Se ‘acabaron’ los rodillos. «Si puedo no vuelvo a tocarlo» decía hace unos días Diego Rubio (Burgos BH). Cuesta sentirse ciclista rodando en casa. «Soy de la escuela de los de antes, de poder salir a rodar y de tomar un café» deja claro David González (Caja Rural Seguros RGA).Para lo último aún deberá esperar, pero lo primero ya ha llegado. Desde el pasado lunes el de Fontiveros vuelve a sentirse ciclista. «El rodillo te permite salvar unos días, pero no es lo mismo» señala en una primera semana en la que, como sus compañeros, ya ha podido comenzar a recuperar las rutinas de entrenamiento perdidas estos días. «Quizás podíamos haber vuelto un poco antes. No somos tantos profesionales. Pero también es cierto que lo primero es lo primero. No pasa nada por haber tenido que estar diez días más en casa si ha sido por el bien de todos» asume David. «Con lo que estaba pasando lo mínimo era quedarnos en casa».  
Ya puede salir, volver a entrenar, aunque toca hacerlo sin un fin claro. Porque «tampoco hay la certeza de que podamos volver a correr este año» asume el abulense ante una situación en manos de un virus «Todos esperamos que se arregle pero igual...» avisa el abulense. Mediados de agosto y los campeonatos de España pueden empezar a ser una referencia fiable en una preparación en la que «lo que nos pide el equipo es ser profesionales, estar preparados por si volvemos a correr». Y en ello está David González. Paró la competición pero no por ello la preparación. Junto a los planes de entrenamiento el equipo les puso en manos de un nutricionista –«nos hace un seguimiento»– e incluso ha puesto a su disposición un psicólogo con el que poder hablar y asumir que, quizás los planes iniciales, se han venido abajo. Pero la vida sigue, como el deporte.Y el abulense tenía sus planes. Tras el Tour de Arabia y Algarve, «en las que me había encontrado bien», estaba preparando altura para los próximos objetivos. «Me dio rabia, porque había objetivos interesantes en Portugal y Turquía en los que el equipo me iba a ayudar a disputar la victoria. Iba a acudir de hombre rápido del equipo. Sin embargo ves lo que nos ha ocurrido, que el colapso ha sido mundial, y al final lo mínimo era esperar en casa a que los sanitarios y la gente que podía salvara el mundo lo hiciera». Había otras prioridades.
Toca volver a los entrenos con calma y paciencia. Ayuda  en su caso que «el equipo seguirá». Tienen asegurado el apoyo de sus patrocinadores, pero son conscientes de que el panorama en el mundo del deporte «a nivel mundial» en complicado. «Está claro que habrá equipos y carreras que desaparezcan. Cruzaremos los dedos para que vuelva todo lo antes posible».

Un 2020 en el que la Vuelta era un reto a pelear

David González (Fontiveros) afrontaba su segunda temporada en profesionales con ganas, con la ilusión propia de quien se había adaptado a la perfección a una categoría –«no pensé que me adaptaría tan bien»– en la que se quedó con ganas de más. Estaba siendo un buen año para el abulense pero le tocó parar por una desafortunada caía en el Tour Poitou - Charentes. Había sido un primer año en la categoría con buenas sensaciones. «El equipo confió en mí» decía una vez había renovado con el Caja Rural Seguros RGA y preparaba en Benidorm  un curso en el que se marcaba el reto de obtener su primera victoria como profesional y, quién sabe, si ganarse el billete para la Vuelta a España. Ahora toca rehacer los planes, aunque no es un problema para el abulense.