Ornua baja producción y se adelantan vacaciones

B.M
-

Ya se comienza a hablar de la posibilidad de un expediente de regulación temporal de empleo

Ornua baja producción y se adelantan vacaciones - Foto: David Castro

Aunque en el principio de la crisis sanitaria la empresa Ornua mantuvo la normalidad, las consecuencias ya se están notando, con una bajada de producción y la decisión de los trabajadores de adelantar vacaciones.
Antonio del Río, representante de los trabajadores, explica que «han bajado mucho los pedidos», dado que ya no se pueden mantener todos, estando más o menos «al 30 por ciento de lo que solemos hacer», señala, lo que ha llevado a llegar a un acuerdo con la empresa respecto a las vacaciones. Esto quiere decir que «gastamos parte de nuestras vacaciones» para ver si así pasaba la situación.
Esto supone controlar la situación hasta después de Semana Santa y es a partir de ahí cuando se tendrá que ver qué va a pasar. Para ello, la semana que viene habrá una reunión para ver «cómo está la situación que se plantea y negociar» pero es cierto que se puede hablar de la posibilidad de que se tenga que aplicar un expediente de regulación temporal de empleo. Aquí puntualiza que aunque ellos han pasado por ese tipo de expediente recientemente no tendrían «problema» de cobertura.
Lo que se está haciendo ahora es acudir en días puntuales según los pedidos. En este caso, a pesar de la «caída en picado» de Telepizza, su principal comprador, debido a la situación de alarma y cómo les está afectando, sí que cuenta con otros casos como Campofrío que les sostiene por los productos para lineales en supermercados.
En el caso del trabajo diario que realizan desde Ornua, destaca el mantenimiento en fundido y la mayor pérdida en el caso de rayado, aunque se trabaja también aquí según los pedidos y, por ejemplo, recientemente con una línea que se trajo desde Inglaterra.
 Hay que recordar que los trabajadores de Ornua ya salieron hace unos meses de un expediente de regulación temporal de empleo que fue necesario para afrontar el cierre de la empresa que fue completamente arrasada por un incendio. Este tiempo en el paro se delimitó a todo el proceso mientras se decidía la reconstrucción, como finalmente sucedió, y se realizaban las obras. Una vez que la planta de esta empresa de productos lácteos se volvió a levantar, los trabajadores fueron volviendo a sus puestos de trabajo hasta completar una plantilla que supera el centenar de empleados.