Los geles, mejor los del profesional

B.M
-

Los farmacéuticos están preparados para desarrollar las fórmulas adecuadas. Mejor no experimentar en casa y recurrir al agua y jabón

Los geles, mejor los del profesional - Foto: David Castro

El problema sanitario que está provocando el coronavirus está teniendo otras consecuencias que, a veces, pueden pasar más desapercibidas. Se trata de bulos y acciones con poca seguridad por parte de las personas que pueden llegar a resultar negativas.
Un ejemplo de ello se encuentra en el uso de geles desinfectantes. Muchos tendrán la imagen en su retina de los primeros días, cuando se empezaba a dar a conocer la enfermedad y se abarrotaban los supermercados de gente que se llevaba, como si fuese una compra a granel, los geles desinfectantes de las manos.
Y una de las consecuencias de esa situación fue el desabastecimiento y que muchas personas no pudieran adquirir el producto en esos establecimientos. Cierto es que la consejera de Sanidad, Verónica casado, reitera día tras día que el jabón elimina el coronavirus y hay que lavarse las manos con frecuencia, pero hay momentos en los que quizá no se pueda acceder a este jabón.
Pero con los geles desinfectantes hay que cumplir una máxima:nada de experimentos, mejor acudir a profesionales y esos profesionales se encuentran en las farmacias. Inés Barco, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Ávila, explica que esta situación derivó en un desastre porque «no hay ningún control».
Y es por ello que se pide dejar los experimentos por los problemas que puede generar crear geles en casa y se acuda a las farmacias donde se puede lograr la solución adecuada y formular el gel porque para ello hay farmacias preparadas para ello. Están los geles de las propias farmacias y los que se pueden preparar si están desabastecidos. 
Eso sí, recuerda que lo importante es lavarse las manos con frecuencias. Esa es la mejor opción.
Y así se pueden evitar situaciones que se han visto como gente preparando ‘fórmulas’ con la termomix o soluciones en las que luego hay quejas porque se resecan mucho las manos. Y en esto tiene que ver mucho las dosis y las fórmulas, que para ello están los profesionales.
Un ejemplo de ello es el uso de glicerina y lo que aporta a la fórmula, siendo un elemento que no se puede vender puesto que se sirve solo a mayoristas y que por tanto son las farmacias las que lo añaden.
De esta manera se hace un llamamiento a no «preparar casi sin ningún control» este tipo de geles y si hay que utilizar algún elemento directamente en casa, siempre agua y jabón o, como una posible alternativa, el alcohol normal.