Las calles de Ávila también alzan la voz por el clima

M.E
-

Organizaciones sindicales y sociales, estudiantes y ciudadanos se suman a la convocatoria mundial por el clima con concentraciones, huelga, manifiestos o con una acción artística

Las calles de Ávila también alzan la voz por el clima - Foto: David Castro

Frases como ‘No hay planeta’ o ‘Cambio político, no climático’ son solo una pequeña muestra de los lemas que podían leerse en las pancartas que los jóvenes portaban con orgullo en una de las concentraciones desarrolladas ayer en Ávila por la crisis climática, en el marco de la convocatoria internacional de Huelga Mundial por el Clima. Organizaciones sindicales, ecologistas y sociales de la provincia, estudiantes y ciudadanos en general se sumaron desde Ávila a una movilización que, además de expresar la preocupación por la situación de emergencia que vive el Planeta, también tenía como objetivo exigir a los gobiernos medidas efectivas ante este enorme reto al que se enfrenta la humanidad. Además, en Piedralaves se celebró una marcha para todo el Valle del Tiétar.
Al igual que ha pasado en otras partes del mundo, los jóvenes volvieron a tomar la iniciativa y por la mañana participaban en una nutrida manifestación que recorría el corazón de la capital. Muchos de ellos estaban secundando la huelga estudiantil convocada para la jornada con la misma causa, un paro cuyo seguimiento la Junta cifraba a las 11 horas en el 12% en términos globales en Ávila, porcentaje que se elevaba al 23% en los cursos de tercero y cuarto de la ESO, al 20% en Bachillerato y al 22% en ciclos formativos, con más de 1.600 ausentes, recogió Ical. «Pedimos respuestas ante algo que nos afecta a todos y ante lo que no se está haciendo lo suficiente», explicaban los estudiantes, muy concienciados con el presente y el futuro de la Tierra.
No fue la única cita. Organizaciones sociales de Ávila y provincia firmaron un documento en el que se abogaba por la participación activa de la ciudadanía y de colectivos en las acciones previstas «como un gesto que muestre cómo las alternativas a la crisis climática deben de convertirse en el centro de un sistema económico dentro de los límites del Planeta». A su juicio «no responder con suficiente rapidez y contudencia a la emergencia climática supondrá la muerte y el aumento de la pobreza extrema para millones de personas, además de la extinción de muchas especies».
En este contexto, pidieron a las instituciones locales que se declare la emergencia climática y se tomen las medidas necesarias para reducir a cero las emisiones netas de gases de efecto invernadero.

 

Un glaciar en el grande

El arte urbano también aportó su granito de arena y lo hizo de la mano del ‘La casa de abril’, colectivo que, con la colaboración de Umpa Lumpa Crew, organizó una intervención artística en el Mercado Grande que culminó con otra concentración. Por la mañana se pintó con tiza un glaciar en el suelo de la plaza, al que añadieron osos y pingüinos, y por la tarde se fue borrando con agua  como símbolo del deshielo, lo que puede ocurrir (ya lo está haciendo) si entre todos no cuidamos nuestro Planeta.


Las más vistas