Trabajar desde casa y no morir en el intento

E.Carretero
-

Planificar la jornada al principio del día, escoger un lugar adecuado y evitar distracciones son claves para teletrabajar

Trabajar desde casa y no morir en el intento - Foto: Ángel Ayala

Las medidas adoptadas por el Gobierno para frenar la epidemia del coronavirus han obligado a un gran número de personas a teletrabajar. Y aunque es cierto que muchas empresas ya estaban habituadas a esta modalidad, con la que están familiarizados desde hace años abulenses como Carlos Pérez o Gustavo Hernáez, ambos programadores informá

ticos, otras han tenido que hacerlo a marchas forzadas.
«Este desafío puede convertirse en una gran oportunidad para establecer un cambio cultural y organizativo en las empresas, más acorde con las necesidades actuales de personas y organizaciones», señala Almudena Rodríguez Tarodo, Senior Advisor de Employer Branding y Comunicación Interna de la agencia de comunicación global Grayling que ha lanzado una serie de recomendaciones para trabajar en casa y no morir en el intento.
Escoger un lugar adecuado en el que se tenga todo lo necesario para desarrollar la jornada laboral es el primer consejo que dan de esta empresa que también recomienda a los trabajadores llevar una rutina lo más parecida posible a la jornada habitual. Por ese motivo, aconsejan no trabajar en pijama sino asearse y vestirse y más aún si cabe la posibilidad de participar en alguna videoconferencia.
Importante es también establecer un calendario con las tareas diarias y cumplirlo, para lo que probablemente será necesario dedicar cinco o diez minutos al inicio de la jornada a esa planificación. Desde Grayling, y como pautas, aconsejan establecer diariamente qué tareas hay que realizar y calcular los plazos para llevarlas a cabo de una forma realista.
En el caso de trabajar con plataformas corporativas, es aconsejable planificar los documentos y el material que se van a necesitar del servidor para no colapsarlo ya que «las plataformas corporativas se ralentizan estos días» al estar sometidas a «un rendimiento excepcional».
Para evitar las distracciones, sobre todo en estos días en los que las redes sociales mantienen una actividad frenética, es aconsejable desconectar o apartar el móvil personal durante la jornada de trabajo. E importante también evitar ser molestado. Para ello, y siempre que se pueda, desde Grayling recomiendan colocar en la puerta de la habitación en la que se trabaje, un cartel rojo o verde, en función de si se está ocupado o no, para  que las personas con las que se convive sepan a qué atenerse.
En este sentido, y para evitar el mayor número de interrupciones, hay que asegurarse de que los niños tienen suficiente tarea escolar para estar ocupados, estableciendo además horarios de consulta y ayuda en sus tareas escolares. Si su edad se lo permite, los niños deberán conocer el sistema de semáforos de la puerta, explicándoles que en el caso de no poder resolver algún ejercicio pasen al siguiente y dejen las dudas para el momento de consulta fijado de antemano.
Fijar horas de descanso y respetarlas y seguir manteniendo contacto con compañeros y jefes también es muy aconsejable para sentir que se pertenece a una empresa.

Así, y después de tres años trabajando desde casa, para Carlos Pérez, automation engineer de la una empresa multinacional, "lo más importante es mantener contacto, también visual con los compañeros". Por su parte, para el abulense Gustavo Hernáez, que ejerce como desarrollador de software y que empezó a teletrabajar hace ya cinco años, la clave está en "llevar una rutina lo más parecida a la que se tendría si se fuera a trabajar a la oficina".