Evitar la calle al máximo, salvo casos de necesidad

David Casillas
-

Las autoridades recuerdan que la declarión de estado de alarma conlleva una serie de limitaciones para moverse y de apertura de establecimientos que tienen como objeto la seguridad y ante cuya desobediencia habrá sanciones

Evitar la calle al máximo, salvo casos de necesidad - Foto: David Castro

Guardia Civil y Policía Local han hecho público un documento en el que, actualizando a fecha de ayer las medidas de seguridad puestas en marcha como consecuencia de la declaración del estado de alarma, especifican al máximo las restricciones que al movimiento de personas están vigentes, tanto a efectos de garantizar que los contagios se reduzcan al mínimo como a evitar las sanciones que se pudieran derivar de cualquier incumplimiento.
Según esa directriz, las personas que salgan a la calle deberán moverse siempre sin compañía ninguna, exceptuándose los casos de acompañamiento de menores, mayores, personas discapacitadas o vulnerables, y siempre por una causa justificada como acudir al médico, ir a una farmacia o atender un cuidado inexcusable.
La autoridad podrá requerir a los transeúntes una justificación documental de su presencia en la vía pública (tickets, recetas, etc), que podrá identificar en caso de duda, pudiendo llegar a realizar identificaciones en caso de duda y/o sancionando en caso de conducta reiterativa o manifiestamente falsa o simulada.
Los vehículos que salgan a la calle deberán estar ocupados solamente por una persona, con la excepción, igual que en el caso anterior de que tenga que el conductor tenga que llevar un acompañante por causa justificada, el cual deberá sentarse siempre en una plaza trasera y ambos deberán llevar mascarilla.
En el caso de que los vehículos se utilicen para el transporte de trabajadores, no se establece un límite de ocupación aunque sí se exige a todos ellos que lleven puesta mascarilla, situación esta que será responsabilidad del empleados.
A quienes dispongan de una segunda vivienda no se les permite el desplazamiento a ellas, y para quienes en este momento de confinamiento se encontraran en ella pasaría a considerarse como la habitual y debería respetar las mismas restricciones de movimientos.
En el caso de familias en las que por motivos de separación o divorcio se hubiese establecido un régimen de visitas a los hijos, se permite el desplazamiento de los menores para visita al otro progenitor, siempre con las medidas de seguridad exigibles.
trabajadores. A los trabajadores de los sectores de la agricultura y la ganadería se les permite desplazarse para llevar a cabo el cuidado de sus parcelas, ganado, invernaderos y cualquier otro lugar donde tengan su negocio, y también a los autónomos (fontaneros, electricistas, albañiles, comerciales...) se les da permiso para desarrollar su labor, insistiendo en la necesidad de establecer todas las medidas de seguridad posibles.
Los talleres de reparación de vehículos podrán mantenerse abiertos al público si garantizan esas medidas de seguridad mínimas, pero solamente podrán llevar a cabo reparaciones y nunca vender ni piezas, ni vehículos ni accesorios.
Las estaciones de servicio se mantendrán abiertas, pero mantendrán cerradas si las tuviesen sus tiendas, cafeterías y servicios, excepto para el uso si fuese necesario de transportistas, conductores de autobuses, ambulancias y otros servicios básicos.
Los establecimientos de comida rápida como pizzerías y hamburgueserías estarán cerrados al público, pudiendo realizar solamente repartos a domicilio; las empresas dedicadas a ofrecer comida preparada podrán seguir abiertas, con las mismas restricciones que rigen para las tiendas de alimentación.
Las tiendas denominadas ‘multiprecios’, las ferreterías y los bazares permanecerán cerradas al público, y solo podrán estar abiertas para vender artículos autorizados como alimentos, bebidas, telefonía, higiene, tabaco, comida para animales, papelería…). Si lo ampara su licencia de apertura y solo pueden vender esos artículos, tanto empleados como clientes deberán mantener las medidas de seguridad establecidas, como distancia en las colas.
Los establecimientos de productos fitosanitarios y de material de construcción están autorizados a vender a los profesionales del sector, autónomos y mayoristas, pero nunca al público en general.
La hostelería debe mantener sus puertas cerradas, quedando solamente permitido a este sector la venta a profesionales, autónomos y mayoristas, y nunca la venta al público.
Como excepción general en este conjunto, y atendiendo a su carácter de servicio público, se mantienen abiertos, siempre que garanticen las medidas de seguridad establecidas para reducir al mínimo el contacto entre los clientes, los supermercados, tiendas de alimentación, farmacias, centros médicos, ópticas, tiendas de ortopedia, de productos de higiene y limpieza, de prensa y papelería, estancos, tiendas de telefonía, tiendas de animales solamente para la adquisición de comida, tintorerías y lavanderías.



Las más vistas