Una reapertura con muchas dudas

Agencias
-

La vuelta a la actividad en EEUU provoca un alza de los contagios en muchos estados, que se han visto obligados a imponer restricciones

Una reapertura con muchas dudas - Foto: EUGENE GARCIA

La reapertura de la actividad en EEUU no ha sido precisamente satisfactoria. Y es que al menos 10 estados han registrado un repunte significativo en su número de casos u hospitalizaciones por COVID-19 en la última semana, un fenómeno que ha intensificado las dudas sobre el ritmo de desescalada en el país, que ayer superó 1,68 millones de infectados y se rozó los 99.000 fallecidos. 
Lejos de tomar precaución, las aglomeraciones se sucedieron el pasado fin de semana -hubo puente festivo hasta el lunes-, con multitudes en las playas y las piscinas por el buen tiempo.
Las nuevas infecciones afectaron notablemente a Alabama, Florida, Carolina del Norte, Arkansas, Virginia, Nevada, Oklahoma, Wisconsin y Maine. Un repunte que llega casi un mes después de que la mayoría de esos territorios empezaran a tomar medidas para reabrir su economía y relajar las medidas de distancia social. 
Hasta ahora, los expertos repetían que es pronto para evaluar si esa desescalada podía haber causado nuevos picos de contagios en EEUU, pero algunos creen que este nuevo incremento en esa decena de estados sí puede tener relación con la desescalada. «Estamos viendo una tendencia al alza en las hospitalizaciones. No es un auge enorme, pero es probablemente como resultado de la reapertura», apuntó ayer el exdirector de la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos Scott Gottlieb.
Algunos gobernadores sostienen que la subida en el número de casos confirmados se debe al aumento significativo en el número de test que se están haciendo y no a una multiplicación de los contagios respecto a la situación anterior. Sin embargo, muchos expertos se quejan de que no hay forma real de contrastar si eso es cierto porque estados como Georgia, Texas o Virginia calculan sus cifras oficiales sumando los datos obtenidos a través de test de diagnóstico y los de anticuerpos, lo que puede arrojar resultados poco fiables.


Segundo pico

En Arkansas, donde nunca se llegó a ordenar a sus residentes que se quedaran en casa pero sí se restringió la actividad económica hasta hace poco, el gobernador, el republicano Asa Hutchinson, reconoció que se está registrando «ahora mismo un segundo pico» de contagios. Hutchinson atribuyó ese auge a una reciente «fiesta en una piscina de estudiantes de instituto», y pidió a los habitantes ser más «disciplinados».
En Virginia, los casos de coronavirus registraron un nuevo récord por segundo día consecutivo, con 1.615 nuevos contagios tras los 1.483 confirmados de la víspera, datos que llevaron a las autoridades a decretar el uso obligatorio de mascarillas en lugares públicos.
Nevada y Maine también experimentaron récords en sus cifras de nuevos casos diarios en la última semana, mientras que los que hasta hace poco eran el epicentro de la pandemia, Nueva York y Nueva Jersey, continúan su tendencia a la baja al mantener las restricciones.