Castigo excesivo para el Real Ávila

L.C.S
-
Castigo excesivo para el Real Ávila - Foto: Belén González

Los abulenses pierden su primer partido de la temporada en el Adolfo Suárez después de dominar por completo el juego, pero sin generar demasiado peligro, lo que acabó pagando con un fallo defensivo

El Real Ávila sufrió su primera derrota de la temporada ante su público en un partido que debió tener resultados bien distinto atendiendo a qué equipo puso más para ganar, buscó la portería rival y apostó por la ofensiva, pero en el fútbol no valen las intenciones, sino los hechos, y ahí el Bupolsa fue más certero y acabó llevándose tres puntos difíciles de explicar.

Ortiz, Edu y Obispo fueron las principales novedades del Real Ávila en la alineación inicial de un partido que comenzó con dominio local pero que necesitó de una mano salvadora de Nauzet a la salida de un córner en el minuto 12 para guardar un cero a cero que parecía amenazado por el buen comienzo de partido de Rubén Ramiro, al que se le ve rapidisimo e incisivo. Obispo jugó como lateral izquierdo, Edu como atacante por la derecha  y Ortiz moviéndose por la frontal del área, lo que dio a los abulenses más presencia en ataque, aunque las ocasiones no acaban de llegar, pero el desgaste del rival estaba siendo serio. En el banquillo esperaba Javi de Mesa tras su periplo con la selección regional.
Garretas estuvo a punto de adelantar al Ávila en el 20 evitándolo Del Val con una vistosa estirada. A medida que avanzaba el partido el dominio encarnado se iba haciendo más evidente bien movido el equipo por Ramos y Peli, sin que el Bupolsa tuviera muchas ocasiones de hacer llegar el balón a Guti, su principal amenaza.
El control del partido fue por momentos apabullante, pero las buenas maneras locales morían en los alrededores del área burgalesa. Su portero vivó una primera media ahora amenazado, pero nada más. Apenas se manchó los guantes. El Ávila tiene buenas maneras pero le falta un hombre de área y por ahí puede sufrir buena parte de la temporada. Ninguno de los que estaba en el campo es lo que  se dice un goleador, y al equipo eso le lastra.
La mejor combinación del Ávila entre Ortiz, Ramos, que dejó un taconazo soberbio, y Rubén Ramiro, terminó con un remate de este que no fue gol pero que por todo lo anterior lo mereció, escapándose por milímetros el primero de la tarde, que tendría que esperar a la segunda parte.
No esperó demasiado Prado para buscar soluciones. En el descanso Juli dejó su sitio a Vila, ganando con ello más amenaza dentro del área. Pudo tener resultado el movimiento muy pronto porque en el 53 un cabezazo de Rubén Ramiro lo salvó Del Val con otra parada de foto, y aunque el Bupolsa salió algo mas animado con Diego como protagonista, seguía el Ávila madurando el partido a base de tocar y mandar, pero le faltaba aún el toque final, que casi lo encontró en un rival que de rebote envió el balón al palo tras un jugadón, otro, de Rubén Ramiro.
Recién cumplida la hora de juego el entrenador abulense tiró de De Mesa, que entró por Josito, retrasando algo Edu su posición. Con todo el arsenal ofensivo en el campo el Ávila se lanzó casi sin red a por la victoria. Ramiro se fue a la derecha, la izquierda quedó para De Mesa, y en el medio Vila esperando en el área con Ortiz, Ramos y Peli por el centro. Mucho donde elegir para que el gol llegara, pero se resistía pese a la insistencia de los locales, que cerraban con tres.
Raúl por Ortiz en el 75 fue el último intento desde el banquillo de aportar para una victoria que se resistía. Es cierto que seguían faltando ocasiones, pero el empeño local en busca de los tres puntos era innegable, y quizá por ello le llegó el castigo en el 77 con el gol de Diego tras jugada de Guti y varios rechaces que acabaron beneficiando a los burgaleses que se ponían con 0-1 sin saber muy bien como. El riesgo asumido por el Ávila le pasó demasiada factura y le tocaba buscar la heróica para salvar puntos, pero ya sin orden, no llegaron ni ocasiones para ello.