Una tormenta corta la N-403 entre Adanero y Blascosancho

Redacción
-

Sobre la medianoche, la carretera quedó abierta. La localidad de Pajares de Adaja sufrió por la tarde una tormenta que dañó los cultivos, y por la noche una tromba de agua que llegó a entrar en algunas casas.

La Agencia Estatal de Meteorología pronosticaba precipitaciones que podían llegar acompañadas de tormentas en territorio abulense en la jornada de ayer y acertó. En el caso de Pajares de Adaja por ejemplo por la tarde descargó una fuerte tromba de agua y granizo de la que informó mediante nota de prensa su alcalde, Jesús Caro (PSOE) quien lamentó además los daños producidos en las cosechas. El escrito señala que las calles quedaron anegadas y que en poco tiempo las precipitaciones y el granizo causaron graves destrozos en los cultivos de girasol especialmente.
Pero por la noche, la situación se complicó con otra tromba que provocó que la carretera N-403 que pasa por la localidad tuviera que ser cortada por la Guardia Civil de Tráfico a partir de las 21:48 horas, según advertía la Dirección General de Tráfico en su página web. En concreto, la incidencia meteorológica que motivó importantes balsas de agua afectó a la citada vía entre entre los kilómetros 174 y 165, que comprende desde el término de Adanero hasta el de Blascosancho. 
Los primeros vehículos que circularon por la carretera después de la tormenta pudieron atravesar el pueblo con no pocas dificultades, y más tarde los efectivos de Tráfico consideraron más adecuado un corte total de la vía para garantizar la seguridad. Enseguida comenzaron a circular por las redes sociales algunas imágenes y vídeos de la tormenta que mostraban la peor cara de la noche, donde se podía ver como el agua desbordado entraba en algunos hogares de Pajares de Adaja que se ubican al pie de la carretera nacional.
Graves daños por agua y granizo en cultivos de PajaresGraves daños por agua y granizo en cultivos de PajaresHabrá que esperar para valorar definitivamente los daños por esta inclemencia meteorológica.
Antes de que cayera esta tromba, explicaba el alcalde de la localidad Jesús Caro por la tarde que incluso la Aemet había elevado el aviso de fenómenos meteorológicos adversos a nivel naranja debido a la presencia de tormentas en la Meseta de Ávila hasta las 20 horas, tormenta que en este caso ha ido acompañada además de vientos fuertes. «A la pertinaz sequía que llevamos padeciendo en la provincia, con negativas consecuencias para las cosechas, se ha sumado ahora el pedrisco y el agua, lo que ha empeorado la situación de los cultivos que aún quedaban, especialmente de girasol»,  aseguró  
Problemas tuvieron también en algunas otras de las carreteras que atraviesan la provincia de Ávila, de hecho los bomberos recomendaban especial precaución en la N-110 a la altura del cruce de Bonilla de la Sierra y en la Cl-507, entre Hernansancho y Blascosancho con barro en la carretera. Ante ello pedíanno intentar cruzar los cauces y extremar la precaución.
También cayeron importantes trombas en localidades del Tiétar  o del Tormes, como Arenas de San Pedro o Piedrahíta.
Y es que al cierre de esta edición apuntaban a las intensas lluvias en el valle Amblés entre los kilómetros 267 a 315 de la citada vía. Tormentas que se repitieron en zonas como Sanchidrián y Arévalo y en la propia capital y que fueron muy copiosas. Tras los avisos de ayer por riesgo de lluvias y tormentas resta una semana en la que habrá posibilidad de precipitaciones prácticamente cada día y con mayor seguridad de viernes a domingo.