Un vivero con savia solidaria

M. Espeso
-

Ubicado en Zorita de los Molinos, el vivero forestal Olalla, el más grande de la provincia con más de 400.000 unidades de unas 200 especies, ha regalado (y seguirá) en torno a 250 plantas para el proyecto municipal 'Un niño, un árbol'

Ruth Pindado y José Luis Sastre, en el vivero forestal Olalla en Zorita de los Molinos. - Foto: Antonio Bartolomé

A unos pocos kilómetros de la pequeña localidad abulense de Zorita de los Molinos –cerca de Mingorría–, y enclavado en el precioso paraje de la Dehesa de Olalla, se ‘esconde’ el vivero forestal Olalla, un negocio familiar que desde hace cuatro años ha ido creciendo en un terreno de una hectárea y media y que parece ya se ha convertido en el mayor de la provincia. En su interior cultiva y mima a más de 400.000 unidades de alrededor de 200 especies en tres líneas, alveolo forestal (bandeja), contenedor de hasta cinco litros y contenedor de cinco y diez litros, todo ello con la intención, «si nos deja la crisis, de ampliar a las cinco hectáreas que tenemos de regadío», subrayó su principal responsable, José Luis Sastre.

Pero al interés que despierta la magnitud de este proyecto para la provincia se ha unido un valor añadido, su alma solidaria. Y es que se ha comprometido a facilitar al Ayuntamiento de Ávila todos los árboles que necesite en la presente legislatura para sus iniciativas del Área de Medio Ambiente, una predisposición que, de hecho, ya ha empezado a materializarse. Ya ha regalado y entregado al Consistorio alrededor de 250 unidades para ‘Un niño, un árbol’, el proyecto puesto en marcha por la concejala del ramo, Ruth Pindado, con el firme objetivo de sensibilizar de la importancia de cuidar y respetar el medio ambiente.

Tras haber asentado el primer árbol como la puesta en marcha simbólica de la propuesta, para el principio del otoño está prevista la primera plantación conjunta en el parque de El Soto para todos los padres que, habiendo tenido un hijo en este 2012, han formalizado su interés en recibir ese árbol que llevará el nombre de su pequeño y al que tendrán que cuidar. De momento son alrededor de medio centenar, pero se espera que se sigan animando para contribuir a la repoblación del ‘pulmón verde’ por excelencia.

Árboles no le faltarán al proyecto, a juzgar por la savia solidaria de este vivero forestal que no dudó en financiar en especie esta idea por propia iniciativa, no en vano fue José Luis Sastre quien, al tener conocimiento de ella, se puso en contacto con Ruth Pindado. Ayer la concejalía devolvía una pincelada de esa generosidad al organizar una visita a este bonito enclave de Olalla, ubicado en Zona ZEPA y LIC y cuna de árboles con destino para toda España.

Lea la noticia ampliada en la edición impresa



Las más vistas