A la cola regional en la cuantía de las prestaciones

M.E
-

El importe medio de la prestación contributiva por desempleo se situó en febrero (el último mes con datos) en 791 euros, solo por detrás de la de Salamanca. Los beneficiarios fueron 6.090, el 54% de todos los parados

A la cola regional en la cuantía de las prestaciones - Foto: David Castro

La provincia abulense se situó en el mes de febrero a la cola de Castilla y León en otro indicador de carácter económico, en este caso en el que hace referencia a la cuantía media de las prestaciones contributivas por desempleo. La cifra media que percibieron los beneficiarios durante el segundo mes del año (el último del que se disponen datos, previo a la crisis del coronavirus) se situó en 791 euros en la provincia, la segunda más baja de las nueve provincias, solo por detrás de la de Salamanca (de 789 euros) y por delante incluso de Zamora, que durante muchos meses venía ocupando el último puesto. La cuantía media de las prestaciones contributivas de Ávila se quedó, por tanto, por debajo de la media regional, que se situó en 829 euros, mientras que la media nacional fue algo más elevada aún, al rondar los 852 euros, según los datos recopilados por la Junta de Castilla y León a partir de los informes que ofrece el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). 
El gasto total de las prestaciones por desempleo abonadas en la provincia abulense en el segundo mes del año ascendió a 5,3 millones de euros, un 4,2% menos que en enero y un 16,9% más que en el mismo periodo del 2019, según la misma fuente. La mayoría de la inversión se la llevaron las prestaciones contributivas, con un desembolso de hasta 3,3 millones de euros, mientras que el abono de los subsidios conllevó 1,7 millones en Ávila y la renta activa de inserción, 204.000 euros.
En números absolutos, las prestaciones por desempleo llegaron en el mes de febrero a 6.090 demandantes de empleo de la provincia. La mayoría de ellas se materializaron en forma de subsidio, con 3.037, mientras que las prestaciones contributivas fueron 2.577 y la renta activa de inserción tuvo 476 demandantes