El Burguillo sigue perdiendo reservas y se encuentra al 21%

B.M
-

Se está a la espera de la instalación de dos bombas flotantes para la captación de agua para Navaluenga, San Juan de la Nava y El Barraco, cuyo montaje comenzará el próximo lunes

El Burguillo sigue perdiendo reservas y se encuentra al 21% - Foto: David Castro

El embalse de El Burguillo sigue perdiendo reservas y, según los últimos datos de la Confederación Hidrográfica del Tajo, actualmente dispone de 41,85 hectómetros cúbicos de los 201 que suponen su capacidad máxima. Esto quiere decir que se encuentra por debajo del 21 por ciento puesto que semana a semana va disminuyendo el agua embalsada. A la espera de que lleguen las más que esperadas lluvias lo cierto es que el pantano se encuentra con pocas reservas para enfrentar el otoño, lo que bien se puede ver si se compara con la situación de un año atrás cuando tenía casi 69 hectómetros cúbicos más, superando, por tanto, los 110 y situándose a más de la mitad de su capacidad.
Ante esta situación, el alcalde de El Barraco, José María Manso, explica que se está a la espera de que comience la obra para la instalación de dos bombas flotantes para la captación de agua para Navaluenga, San Juan de la Nava y El Barraco. Una obra cuyo montaje, según confirma el director general de Calidad Ambiental y Sostenibilidad Ambiental, el abulense Rubén Rodríguez, se espera que comience el próximo lunes una vez que se ha estado trabajando en el sistema para poder proceder a su instalación.
En todo caso, Manso sí que recuerda que la Confederación ya les ha informado que el 30 de septiembre pensaba «bajar el nivel», desembalsar, lo que supone que las reservan serán aún menores. Hay que tener en cuenta, explica, que «si se llega a la cota 695 la toma actual se queda al descubierto» (aún queda un margen de un siete por ciento) y de ahí la importancia de contar con la nueva.
Fue el pasado mes de agosto el propio Rubén Rodríguez, anunció en la propia zona del embalse que la Junta aprobaba de manera urgente una captación de gua para dar servicio a los tres pueblos con una instalación que se llevaría a cabo en septiembre con dos bombas flotantes gracias a una inversión de 200.000 euros, consiguiendo así una alternativa para el suministro.
Esta instalación supone que no habrá una dependencia total del sistema actual puesto que habrá un alargamiento de las tomas para buscar más profundidad.
En todo caso, José María Manso recuerda que su consumo «no le hace ni cosquillas a El Burguillo» puesto que el agua se devuelve. En todo caso, y aunque no ha habido restricciones en verano, sí que se han preocupado «en no malgastar agua» y recuerda que ya el año en pasado en febrero se vivió una situación parecida cuando incluso las reservas fueron menores de las que hay ahora.