La Diócesis de Ávila cierra todos sus templos

Redacción
-

El Obispado de Ávila suprime también las celebraciones comunitarias de la Santa Misa en todas las iglesias y oratorios hasta que a juicio de las autoridades sanitarias descienda el nivel de alta peligrosidad, tal y como apuntan en un comunicado

La Diócesis de Ávila cierra todos sus templos

No ha podido ser de otra manera. La Diócesis de Ávila tomaba la decisión a primera hora de la tarde de este sábado de cerrar a partir de mañana día 15 todos los templos. Y es que, tal y como recoge un comunicado al respecto "a tenor de la evolución de los acontecimientos al aprobarse en nuestro país el Estado de Alarma por la pandemia de COVID-19, y dado el alto porcentaje de personas mayores y de los habituales en los nuestros templos, así como de la edad de riesgo de muchos de los sacerdotes de esta diócesis, ampliamos las indicaciones que, desde este Obispado, se han ido ofreciendo en los últimos días". Es decir se cierran los templos, pero también quedan suprimidas "las celebraciones comunitarias de la Santa Misa en todas las iglesias y oratorios hasta que a juicio de las autoridades sanitarias descienda el nivel de alta peligrosidad".

A renglón seguido recuerdan que para entonces el Obispo había dispensado a los fieles del precepto dominical y festivo. reiteran  la conveniencia de seguir las celebraciones litúrgicas a través de los medios de comunicación.

Los sacerdotes celebrarán en privado la Eucaristía o con la pequeña asistencia de las comunidades religiosas, siempre guardando la distancia que establecen las normas higiénicas para evitar contagios. Estas Misas se aplicarán por los fallecidos y los enfermos.

 

Funerales. Para el caso concreto de los funerales, estos pueden celebrarse con un responso o una breve celebración de la Palabra en el cementerio antes de la inhumación, posponiéndose las Misas Exequiales hasta que pase esta situación de emergencia.

Los sacerdotes permanecerán siempre disponibles para la atención espiritual de los fieles, ofreciendo el consuelo de la fe. Se mantienen el resto de medidas y recomendaciones realizadas en los anteriores comunicados, respecto a celebraciones comunitarias de la Penitencia, supresión de desfiles procesionales, catequesis, actividades, cierre del Obispado y despachos parroquiales, etc. Reiteran la petición de que se eleven oraciones y suplicas a Dios, por intercesión de la Santísima Virgen y nuestros santos patronos, para que sea superada lo antes posible esta pandemia, se recuperen los enfermos y asista a los profesionales sanitarios e investigadores, así como al personal de servicio público, a los que agradece especialmente su esfuerzo y entrega abnegada en esta dura crisis.