'El Tostado', un triple reto para su ciudad

P.R.
-

José Manuel Sánchez Caro ofreció ayer la conferencia 'Alonso de Madrigal, El Tostado, entre la tradición y la modernidad', en el ciclo 'Abulenses en la Universidad de Salamanca'

‘El Tostado’, un triple reto para su ciudad - Foto: Belén González

El catedrático emérito de la Sagrada Escritura José Manuel Sánchez Caro,ha lanzado esta tarde un triple desafío a la ciudad de Ávila con referencia a uno de sus hijos más ilustres y, sin embargo, uno de los más olvidados: Alonso de Madrigal ‘El Tostado’, Alonso Fernández Tostado.  Este desafío lo presentó Sánchez Caro en el marco de una conferencia que pronunció dentro del ciclo ‘Conferencias y Diálogos. Abulenses en la Universidad de Salamanca’. Su conferencia la tituló ‘Alonso de Madrigal, ‘El Tostado’, entre la tradición y la Modernidad’. El primero de estos desafíos para Sánchez Caro es la redacción de una biografía «como Dios manda», de este ilustre personaje abulense. Además, propone el catedrático Sánchez Caro una biografía popular, incluso un cómic para escolares, «que no conocen nada del Tostado. Hay materia para ello». La segunda tarea  y obligación indicada por este profesor es la de hacer un catálogo completo de sus obras, pues no existe, ya que  alguna de sus obras están manuscritas. El tercer reto lo quiso lanzar a la Institución Gran Duque de Alba. Organización que «debería instituir un seminario permanente de estudios de las obras del Tostado, con intelectuales, ofreciendo las muchísimas facetas que tiene: la política, psicológica, técnico de la traducción, escritor de la Biblia, filósofo, ensayista...» Aclara Sánchez Caro que se trataría de instituir un seminario permanente que tuviese todos los años un encuentro y que supusiese «una especie de lanzamiento de estudios y de edición de antologías de El Tostado para darlo a conocer».
Sobre Alonso de Madrigal y su relación con la Universidad de Salamanca de este  prolífico profesor y escritor abulense, a caballo entre  la época medieval y el renacimiento,  dijo que es «el gran profesor, el profesor medieval más importante que existe. Después de el ya viene la Gran Escuela de Salamanca, con los Francisco de Vitoria, Melchor Cano, pero el es la cumbre de la generación anterior y al mismo tiempo el paso a este nuevo modo de concebir el mundo. Es también un iniciador de lo que es el derecho de gente, pero todavía medieval».
Desde el punto de vista de su relación con la Universidad de Salamanca dijo que  su vida fue esta universidad. «Llegó a ella con quince años y salió de ella para ser obispo de Ávila con 54. Esto nos indica que estuvo toda la vida. De obispo de Ávila apenas estuvo año y medio. El es el gran profesor, el gran sabio. De hecho, la biblioteca de la Universidad de Salamanca conserva la mayor riqueza de manuscritos, alguno de ellos incluso sin publicar de El Tostado. Es un tesoro que hay que trabajar», volvió a recalcar el catedrático de Sagrada Escritura y ex rector de las Universidades Pontificia de Salamanca  y  Católica de Ávila, como forma de reivindicar la figura de este ilustre abulense.