Seis medallas en el Mundial de Pista de ciclismo adaptado

Europa Press
-
Seis medallas en el Mundial de Pista de ciclismo adaptado - Foto: RFEC

España consigue tres oros, dos platas y un bronce en el campeonato del mundo celebrado en Apeldoorn, acentuando el buen momento del equipo nacional

La selección española ha completado este domingo un exitoso Mundial de Pista de ciclismo adaptado con un total de seis medallas, los dos oros y el bronce de Ricardo Ten, el oro de Alfonso Cabello en el kilómetro y las dos platas de Eduardo Santas. 
La pista de Apeldoorn (Países Bajos) refrendó el buen momento del equipo español, dirigido por Félix García Casas.

El primer día de competición dejó ya los primeros éxitos de los españoles, con Cabello y Ten cumpliendo con su favoritismo. El andaluz se proclamó campeón del mundo en el Kilómetro CRI C5, logrando su mejor marca a nivel del mar, y el valenciano fue oro en Persecución Individual C1 con récord del mundo. 
Ten estrenó el medallero español con un tiempo de 3'50"051, un récord del mundo con el que batió al chino Zhangyu Li, antiguo poseedor de la plusmarca mundial.
A media tarde, Cabello voló a más de 55 km/h de media para detener el crono en un excepcional tiempo de 1'04"414 que le dio su quinto arcoíris en esta prueba del kilómetro CRI con casi dos segundos de ventaja con respecto a su inmediato perseguidor, el británico Hunt. Santas fue plata en Persecución Individual MC3 por detrás del australiano Nicholas.
En la segunda jornada, los protagonistas volvieron a ser Ten y Santas. El valenciano firmó el bronce en la prueba del kilómetro tras marcar el tercer mejor tiempo (1:16.266) y demostró su gran estado de forma, aunque pudo acercarse al registro del chino Zhangyu Li, nuevo 'recordman' mundial con 1:11.817. Por otra parte, Santas consiguió la plata en la prueba del kilómetro. El navarro paró el reloj en 1:09.553 para finalmente ser de nuevo subcampeón mundial, como ya le ocurriera en la persecución. 

La jornada de domingo, la última de competición, se saldó sin medallas pero sí buenas sensaciones de cara al futuro.