Rivera pide a Casado que deje de "repartir ministerios"

Agencias
-

El líder de Cs acusa al candidato del PP de no centrarse en echar a Sánchez de la Moncloa por hablar de incluir a Vox en una futura legislatura y cree que el impulso electoral a su formación será el que permita formar un gobierno constitucionalista

El líder de Ciudadanos y candidato a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, ha afeado a Casado que este viernes haya abierto la puerta a que Vox forme parte de su Ejecutivo junto a Cs, diciendo que ambos partidos tendrán "la influencia que ellos quieran tener para entrar en el Gobierno para decidir la investidura o la legislatura". El presidente de la formación naranja, considera que ahora hay que centrarse en echar a Pedro Sánchez de la Moncloa, no en "repartir ministerios". 
"Me parece una falta de respeto en este momento, en vez de hablar de ganar, empezar a repartir ministerios, cuando a lo mejor, si algunos se despistan o se desinflan, no ganamos", ha manifestado Rivera, que ha dicho estar concentrado en conseguir una mayoría parlamentaria alternativa a la que pueda formar el presidente del Gobierno y candidato del PSOE. 
En su opinión, ese objetivo se puede conseguir si hay confianza en la victoria, ganas y energía. Además, se ha mostrado convencido de que el crecimiento del apoyo electoral a Ciudadanos será el que permita constituir un "gobierno constitucionalista".

Sobre la posibilidad de que en las elecciones del domingo Vox logre incluso más diputados de los que pronosticaban los últimos sondeos publicados, Rivera ha evitado pronunciarse y se ha limitado a apuntar que "la mejor encuesta son las urnas". 
Rivera pide a Casado que deje de Rivera pide a Casado que deje de "repartir ministerios" - Foto: Kai FörsterlingEn este sentido, ha recordado que tanto en las elecciones celebradas hace un año y medio en Cataluña como en las del pasado diciembre en Andalucía, Ciudadanos consiguió un gran crecimiento, y llegó a ser la fuerza más votada en el primer caso y a formar una coalición de gobierno con el PP en la Junta. A los que no creen que su partido llegue a presidir el Gobierno de España, les ha dicho que "nadie daba un duro" por las opciones de Ciudadanos en Cataluña y en Andalucía y, sin embargo, lograron unos resultados históricos "contra todo pronóstico".

 

"Si os quedáis en casa, seguirá Sánchez"

Rivera ha dicho que su objetivo es movilizar al electorado en general y a los indecisos en particular porque el cambio político "va a venir de muy pocos escaños", de "un puñado de votos". Para insistir en ese mensaje en el último día de campaña, el presidente de Cs ha participado, y ganado, en una carrera de 2,5 kilómetros en Valencia que ha acabado junto al río Turia.
Le han acompañado las cabezas de lista al Congreso por Barcelona y Valencia, Inés Arrimadas y María Muñoz, el candidato por Madrid, Edmundo Bal, y el aspirante a la Presidencia de la Generalitat Valenciana, Toni Cantó, a dos días de las elecciones autonómicas en esta comunidad, así como afiliados y simpatizantes. 
"Este es el sprint que tenemos que hacer en estos últimos momentos" para que "no nos arrepintamos el 28 de abril", ha explicado el candidato a la Moncloa, que ha advertido a los electores: "Si os quedáis en casa, sigue Sánchez y manda (el presidente de la Generalitat, Quim) Torra, vuestros impuestos los va a subir (Pablo) Iglesias y este país no se va a unir, se va a polarizar y a dividir". 
En cambio, si la gente va a votar "con ilusión" el domingo y se logra un récord de participación, "vamos a gobernar España después de 40 años de bipartidismo y de nacionalismo", ha asegurado, al tiempo que ha apostado por un Ejecutivo "serio, limpio y que mire al futuro" y se ha comprometido a "representar a todos los españoles", independientemente de que le hayan votado o no, porque no quiere "ser un sectario como Pedro Sánchez". Eso sí, "a los que quieren liquidar mi país no les voy a dar ni agua", ha añadido. 
Asimismo, ha señalado que si gobierna, no estará preocupado por "el Falcon" (el avión oficial del presidente) o por "cambiar el colchón" de la Moncloa, sino que trabajará para "cambiar España" y atajar los problemas de la sanidad, la educación, el empleo, las pensiones o la despoblación.